• Agregue a sus temas de interés

Catalina Fernández - mfernandez@larepublica.com.co

Aunque la especie ovina es una de las más asediadas por los medianos y pequeños productores, debido a que es considerada una fuente de alimentos importante en muchas regiones del país, este es un mercado que ha tardado en explotarse y hasta hace poco se ha incrementado, debido a que los grandes productores se centran en mercados como la ganadería, el sector avícola y porcino.

Según cifras del Dane, de enero a noviembre de 2013, el total general de cabezas de ganado ovino sacrificado fueron 12.712, mientras que el total general en 2012 fue de 11.702. Por su parte, el sacrificio de ganado caprino también fue mejor en 2012 que el año pasado. En total fueron 16.830 y 16.455 cabezas, respectivamente. 

Con la cría de ovinos no solo se  produce la carne que contiene un gran valor nutritivo y es aceptada en el mercado nacional, sino que también se obtienen productos como leche de alta calidad y la lana, que es de importancia a nivel artesanal. Por esto, las condiciones favorables que presenta el mercado debido a su creciente demanda, hacen que la ovinocultura se haya convertido en una de las alternativas de producción agropecuaria con más perspectiva en Colombia.

El director del Comité Técnico de Asoovinos, Camilo Barrios, aseguró que en el país se debe incursionar cada vez más en este sector ya que “ hay oportunidades de negocio dado que la demanda ha aumentado porque el consumidor quiere una carne de buena calidad”.

Según informó el socio de la granja ovina Mi Carreta, Henry Polanía, el sector ovino en Colombia aún tiene mucho recorrido pues hace falta explotar este mercado hacia regiones que sean consumidoras de este producto, como Europa y el Medio Oriente. “La demanda de este producto es grande, ya que en los países árabes se necesitan cerca de 600 toneladas de carne de cordero. Nosotros podríamos exportar más de 20 toneladas entre todos los gremios y productores”.

Con esto concuerda Barrios, quien manifestó que “esta es una carne que se comercializa en todo el mundo y Colombia no puede ser ajena a ello. Por tal motivo, se ha visto una demanda creciente en la ovinocultura”.

Por tal razón, el valor de ovinos, en lo que se refiere al mercado para sacrificio, ha aumentado cerca de un 30%, según indicó Barrios, mientras que en pie de cría, los reproductores pueden costar cerca de $3.000.000 y las hembras entre $500.000 y $3.000.000, dependiendo de la calidad.

Existen muchas ventajas de la producción de carne de ovino, como lo es la eficiencia de la oveja, ya que estos producen mucha más carne en áreas más reducidas; la reducción en los costos de alimentación en los animales, pues éstos tienen hábitos de pastoreo y no es necesario darles concentrados; y la producción de los ovinos se da de forma rápida.  “Mientras una oveja tiene en 12 meses dos o tres borregos, en el ganado toca esperar nueve meses para que una sola vaca tenga un ternero. La otra diferencia es que en un momento dado a los nueve meses se puede preñar una oveja, mientras que en el sector ganadero esto no es posible”, declaró Polanía. Una de las formas de rescatar este patrimonio es mediante la implementación de sistemas de producción que permitan mejorar la actividad y ofrecer las mejores condiciones a los animales.

Tipos de granjas ovinas
Aquellas personas interesadas en iniciar en la ovinocultura deben decidir, en primer lugar, cuál de los tres tipos de granja deben tener dentro de las clases de explotación, ya sean granjas comerciales, granjas multiplicadoras o granjas puras.

Las opiniones

Camilo Barrios
Director comité técnico Asoovinos
“En Colombia se debe incursionar en el tema de la ovinocultura porque se está abriendo un poco más el espacio de mercado”.

Henry Polanía
Socio granja Mi Carreta

“Una de las grandes ventajas de estar en este negocio es el crecimiento que puede llegar a tener en poco tiempo una granja”.