.
ARCHIVO CAN: estabilidad y seguridad jurídica comercial
viernes, 19 de abril de 2013
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Luis Nelson Beltrán Mora

El próximo 22 de abril se cumplen 7 años después de la dimisión de Venezuela al bloque regional.

Es importante resaltar que no solo el comercio de los 4 países se ha duplicado desde 2006, sino que particularmente este bloque sigue conservando su supranacionalidad regional intacta, que garantiza la seguridad jurídica para realizar negocios internacionales y adhesiones de otros países y bloques que quieran firmar tratados comerciales con la región. Sin embargo, la CAN debe proyectarse de la zona de libre comercio a un mercado común para explorar sus fortalezas comparativas.

Las cifras de la CAN indican que el comercio intra-grupo llegó a US $10.400 millones en 2012, 12% superior al registro de 2011; y 2 veces superior a 2006 cuando se produjo el anuncio de retiro de Venezuela; es importante resaltar que el comercio lo lideran Colombia y Ecuador, este último país en solo 5 años logro triplicar su comercio al interior del grupo; el secreto de que las exportaciones de estos países hayan crecido a tasas superiores al 15% anual está en que los intercambios de bienes se han acompañado de inversiones directas para el sector manufacturero que representó cerca el 75% de los intercambios de bienes.

El comportamiento del comercio ha sido producto del crecimiento económico en los 4 países que es superior al 5% anual en los últimos 4 años, los países con los mayores incrementos en producción fueron Colombia y Perú; la estabilidad económica vista por la inflación y el tipo de cambio genera certidumbre en los hombres de negocios.

En 2012 la inflación en la CAN era de 4,6%, destacándose Colombia y Perú con niveles de 3,7% y 4,5%, respectivamente; en materia cambiaria todas monedas de la región se han venido apreciando frente al dólar; en efecto el peso, el nuevo sol y el boliviano mantienen cotizaciones inferiores a las de años anteriores, y en ninguno de los cuatro países se presentó las maxi-devaluaciones de finales de los años noventa o comienzos de los dos mil. La estabilidad cambiaria, junto con lo que ha sido el ambiente político de concertación en los dos últimos dos tres años han genera confianza al comercio del exterior y a los intercambios de capitales.

Contrario a lo que se presagiaba con relación a la perdida de institucionalidad y supranacionalidad con el retiro de Venezuela, la CAN conserva intacto su alta seguridad jurídica que le dio la creación del Sistema de Integración Andina (SAI) en 1996, donde la aplicación del derecho internacional y el sistema de solución de controversias siguen siendo los factores que generan confianza para realizar negocios en los cuatro países.

En efecto, las cifras sobre solución de controversias indican que el número de controversias se redujo de 23 casos en 2005 a solo 4 en 2010. Sobre este particular la CAN mantiene sus instituciones como el tribunal de justicia, y le ha dado mayor representación a la sociedad civil en el proceso de integración; en los últimos dos años la Secretaria de la CAN formalizó legalmente el pasaporte andino con la creación en 2011 del Sistema Estadístico de la Tarjeta Andina de Migración (Setam) y particularmente ha motivado a los consejos empresarial y laboral para trabajar programas y proyectos encaminados al aumento de la productividad y competitividad regional.

La Comunidad debe avanzar hacia un mercado común
La CAN debe en un futuro próximo avanzar hacia el mercado común andino para llegar a un comercio de US$20.000 millones, y apoyar la integración regional suramericana y latinoamericana, con la posibilidad de transformar las ventajas comparativas en competitivas: posee en Suramérica el 25% de los recursos energéticos, el 10% del agua dulce y el 99% de los glaciales tropicales del planeta.