.
Analistas 28/05/2021

¿Y la representación democrática?

Sergio Mutis Caballero
Presidente Grupo Valor

Colombia cuenta en su sistema político con democracia representativa, donde el ciudadano puede participar directamente en los procesos de decisión que incidirán en el rumbo de su vida. En este contexto, ¿quiénes son los voceros de las necesidades de la comunidad?, ¿quiénes representan a los jóvenes?
La rama ejecutiva está en cabeza del Presidente, quien es, además, el Jefe de Estado. El Congreso de la República es cuerpo colegiado de representación directa del pueblo, máximo órgano del poder legislativo. Por lo anterior, las reclamaciones del pueblo, las insatisfacciones de los jóvenes, deben ser atendidas no solo por el ejecutivo, sino por los parlamentarios como representantes genuinos.

Los colombianos tenemos además mecanismos como la consulta popular, la iniciativa legislativa y la revocatoria del mandato. Pues bien, las marchas pacíficas como expresión ciudadana y la intervención directa de los gobernados en ciertos escenarios, constituyen un derecho con respaldo constitucional.

Por el contrario, esta horda de destrucción y violencia del último mes, no tiene dicho respaldo. Los bloqueos viales vulneran derechos fundamentales de la gran mayoría de los ciudadanos; solo han hecho daño y no representan la voluntad del pueblo colombiano. El auto llamado Comité Nacional de Paro no representa a la ciudadanía. Los dirigentes sindicales, no representan a los jóvenes que marchan en protesta.

La institucionalidad cuenta con estructuras democráticas complementarias, como los gremios empresariales. El Presidente debe escuchar también a los empresarios como motor económico y de empleo de la nación. La confianza empresarial está en el piso. La confianza internacional también. Los productores y empresarios son los mejores aliados del progreso. El recurso económico más importante es la confianza en el futuro.

Las mil empresas más grandes de Colombia, pagaron en 2019, solo en impuesto de renta, $19,7 billones, 29% de dicho recaudo. A su turno, las pequeñas y medianas empresas generan cerca de 80% de los empleos en nuestro país. Por esto, la tarea fundamental es defender este tejido empresarial.

Hay medios de comunicación incendiarios dándole excesivo protagonismo a los populistas y a los posibles hechos de exceso de la fuerza pública y, por el contrario, a tapar o minimizar los desmanes, los actos delincuenciales, el ataque a la policía, la destrucción de la infraestructura y a los incitadores y terroristas.

Las redes sociales, expresión de libertad, están contaminadas de manera perversa con noticias falsas y manipulación de la información, como instrumento del plan inestabilizador. El ejemplo de la Concejal de Bogotá, que por las redes comunicó, de manera falsa, que las ambulancias cargaban material para la policía, terminó en atentado contra la vida y más destrucción.
Por fortuna, el Gobierno, aunque tarde, ha comenzado a tratar de aclarar las falsas informaciones en el ámbito internacional. La vocera institucional de nuestra Patria, enhorabuena para este necesario propósito, es la Vicepresidente y nueva Canciller.

El diálogo es la salida, pero debe hacerse con los genuinos representantes de la sociedad; los jóvenes deben ser atendidos prioritariamente.