Santander cuenta con gran desarrollo de las ciencias de la salud, destacadas escuelas de medicina y líderes médicos de gran reconocimiento. Se complementa con infraestructura hospitalaria moderna y de tecnología avanzada e industria interrelacionada. Así, en el Área Metropolitana de Bucaramanga, se consolidó un clúster de salud de primer nivel. Pero, ¿cómo se gestó tal progreso?

Si bien la historia de la medicina en nuestra patria había tenido médicos santandereanos destacados y de gran aporte a la salud nacional, este salto se inicia con la creación a mediados del siglo pasado, de la Universidad Industrial de Santander (UIS), que ha sido instrumento de progreso de la región. En 1967 con la participación de tres eminencias, la UIS creó la Facultad de Ciencias de la Salud.

La UIS se ha mantenido por décadas entre las 10 mejores y más reputadas universidades del país. Precisamente acaba de salir el informe realizado anualmente por QS World University Ranking, habiendo quedado nuevamente en lugar destacado. En la investigación en comento, sobresalen los programas de medicina, Ingeniería química y química. En la UIS se produce ciencia de alta calidad. Las primeras universidades de nuestro país, según dicha clasificación, son Los Andes, la Nacional, la Javeriana, le siguen la de Antioquia, del Valle, Rosario, Eafit, la UIS, la Sabana, del Norte y el Externado. Coincide el mayor ingreso per cápita y el desarrollo con la calidad de la educación.

Pues bien, el Internista y nefrólogo Roso Alfredo Cala Hederich, el siquiatra y humanista Roberto Serpa Flórez y el internista y también siquiatra Rafael Azuero Riveros crearon la facultad de salud de la UIS. Médicos egresados de la Universidad Nacional, con estudios de especialización muy meritorios; académicos e historiadores santandereanos. Una hija de Serpa y un hijo de Azuero son destacados médicos egresados de la UIS.

El desarrollo académico iniciado por la UIS, se replicó y complementó en varias escuelas de medicina y carreras profesionales y técnicas de la salud, en centros de educación superior como la Unab y la UDES. Asimismo, la Cámara de Comercio de Bucaramanga, interpretando este liderazgo, auspició el Clúster Salud de Santander, con una estrategia y desarrollo regional, compartiendo intereses y conocimiento para el beneficio común. Para el covid-19, instituciones vinculadas a este clúster apoyan a las autoridades en manejo de información, modelos de predicción, estrategia para mitigar la propagación y red de monitoreo, dejando a Santander como uno de los mejores departamentos en manejo de la pandemia.

Bucaramanga cuenta con una red hospitalaria de alta calidad, destacándose el complejo Foscal, liderado por el oftalmólogo Virgilio Galvis Ramírez, exministro de Salud, extraordinario cirujano que con el apoyo del industrial Ardila Lülle para una clínica, ha desarrollado un complejo hospitalario impresionante; lo mismo que el cirujano Víctor Castillo Mantilla que preside la Fundación Cardiovascular y el moderno Hospital Internacional de Colombia, complejo clínico reconocido como uno de los mejores de Latinoamérica.

La medicina de alta calidad y la ciencia al servicio de la comunidad son la explicación del desarrollo en salud de Santander.