Analistas

Retos de comunicación estratégica

GUARDAR

La comunicación es un factor crítico de éxito para las organizaciones y para los gobiernos, ya que posibilita las interrelaciones con su entorno y con todos sus grupos de interés. 

Imaginemos por un momento una organización o un gobierno sin comunicación; estarían aislados, no solo en el sentido de no contar lo que hacen, sino porque necesitan conocer lo que ocurre en su entorno para comprender las realidades y enfrentar la incertidumbre del contexto. 

Las organizaciones y gobiernos que planifican consciente, estructural e integralmente la comunicación logran una mayor productividad y competitividad. Productividad, porque los colaboradores y ciudadanos conocen el direccionamiento y políticas comprendiendo su papel y su rol para alcanzar los objetivos; se minimizan los reprocesos, aumenta la certeza en la incertidumbre y se conforma un sistema bien integrado.

Se alcanza la competitividad al construir una identidad única y diferenciadora que posicione a la organización y al gobierno. Adicionalmente, en el entorno actual la competitividad se logra al construir no solo relaciones, sino vínculos, con todos sus públicos para ganar confianza y reputación.

Si bien la productividad y la competitividad son importantes, en la actualidad existe una demanda mayor en nuestro contexto y es que la comunicación estratégica se convierta en generadora de conciencia y movilizadora de cambios de comportamientos. 

Ante la preocupante realidad presentada en el reciente informe de los riesgos globales para el 2016, elaborado por el Foro Económico Mundial; la comunicación debe tener un rol relevante y mucho más estratégico superando las simples campañas que solo permiten divulgar. Según este informe, los cinco principales riesgos con el mayor impacto potencial en 2016 son: la falta de mitigación y adaptación al cambio climático. 

En esta oportunidad y por primera vez un riesgo ambiental lidera la clasificación. El informe considera que esto puede causar más daños que las armas de destrucción masiva, que están en segundo lugar. En tercer lugar está la crisis del agua, en cuarto puesto están las migraciones involuntarias a gran escala y en quinto lugar el precio de la energía. 

El panorama presentado por este informe no es alentador: “por primera vez, cuatro de las cinco categorías ambientales, geopolíticas, sociales y económicos figuran entre los riesgos de mayor impacto”. Esto también se evidencia en las cifras: “Por primera vez, la temperatura global media de la superficie incrementó en 1°C con respecto a la era preindustrial. El número de personas desplazadas en 2014 alcanzó los 59,5 millones según ACNUR, casi un 50% más que en 1940, durante la Segunda Guerra Mundial”. 

Estamos frente a un nuevo reto de la comunicación, ya no es suficiente con informar, divulgar y opinar; es momento de movilizar: en primera instancia, dando a conocer esta realidad, buscando su comprensión para encontrarle un sentido y llevar a una nueva conciencia y forma de vida.

Si lográramos que todas las organizaciones públicas y privadas, rompieran el concepto de antaño donde la comunicación buscaba únicamente divulgar lo que la gerencia quería, y pasaran a tener una verdadera función social al movilizar voluntades de cada uno de sus colaboradores y grupos de interés; para recuperar el bienestar, la seguridad y un mejor medio ambiente; todos sumaríamos, aportaríamos y marcaríamos la diferencia para transformar realidades.

GUARDAR
MÁS LR

Agregue a sus temas de interés

MÁS LR

Agregue a sus temas de interés