Analistas

Comunicar para co-crear

GUARDAR

La gestión del comunicador organizacional incluye el conocimiento del entorno, al monitorear no solo aquello que los medios de comunicación dicen de la organización; sino también las fuerzas que el contexto presenta como tendencia y que pueden impactar a la empresa, aspectos que requieren de una labor proactiva para anticiparse a futuros escenarios. La comunicación tiene como objetivo lograr la interrelación con los grupos de interés de la compañía, así como la interacción con el entorno para agregar valor a la sociedad.

Estamos inmersos en un entorno que es la Cuarta Revolución Industrial, que trae consigo no solo grandes cambios tecnológicos, sino grandes cambios en los sistemas social y económico, para garantizar el desarrollo sostenible de la humanidad.

Para Klaus Schwab, fundador del Foro Económico Mundial, la Cuarta Revolución Industrial traerá consigo cambios sistémicos que demandan un involucramiento colaborativo y nos obligan a pensar nuevos modos de trabajar juntos en las esferas pública y privada. El ritmo de los cambios no se detendrá, se acelerará. Agrega que vivimos en una era de complejidad y requiere de un involucramiento colaborativo de cara al futuro. Si queremos evitar las distopías (una sociedad ficticia indeseable en sí misma) que la tecnología puede producir muy fácilmente, debemos imaginar juntos el futuro que queremos crear.

Imaginar juntos el futuro inicia por conocer y analizar con pensamiento crítico las características del contexto actual con dos miradas: una actual y otra aspiracional. Este imaginar a través del aprendizaje colaborativo es lo que se propicia con los estudiantes de Especialización en Comunicación Organizacional de la Pontificia Universidad Javeriana, para construir de forma conjunta estas dos miradas de las características comunicacionales en la Cuarta Revolución Industrial.

La mirada actual permite identificar el punto de partida y los retos que se deben transformar. Se identifican algunas características en este inicio de la cuarta revolución industrial como el hecho de que nos moviliza un consumismo donde prima la obsolescencia programada, ya sea por vida útil o por moda; donde el conocimiento que guía esta revolución es la tecnología y la cultura de transacción en el que el individualismo reemplazó al servicio; el mercadeo y la publicidad emplean la realidad aumentada e irrumpen como intrusos a través de múltiples formatos de divulgación; la imagen se basa en estereotipos que profundizan las diferencias sociales y la comunicación se encuentra fragmentada, lo que propicia fenómenos como la posverdad.

La mirada aspiracional permite identificar los posibles caminos a seguir para cambiar realidades. Lo que nos debe movilizar es la transformación de la sociedad, el conocimiento articulador a la tecnología debe ser la sostenibilidad, para alcanzar un desarrollo con equidad. La cultura que se debe recuperar es la del bien común para pasar del yo al nosotros, la publicidad y mercadeo deben ser emocionales y relacionales, la imagen debe recuperar la dignidad humana y la comunicación debe propender por la veracidad y ser inclusiva para promover la unidad con objetivos comunes.

Conocer el contexto requiere interacción permanente que debe hacerse a través de procesos colaborativos basados en escucha activa, este es un factor crítico de éxito para las organizaciones y su gestión comunicacional, porque la comunicación efectiva implica co-creacion.

GUARDAR
MÁS LR

Agregue a sus temas de interés

MÁS LR

Agregue a sus temas de interés