Analistas 13/11/2020

El futuro del mercado energético

Esta semana estamos preparando nuestra primera reunión Virtual en el marco de nuestro V foro Asoenergía: Empoderamiento de la demanda, cerca del sexto aniversario de creación de la Asociación. Como usuarios industriales y en el aprendizaje de este año, en busca de la recuperación plena del consumo dentro de la reactivación económica que se ha planteado el país y conviviendo en el contexto de restricciones en la pandemia derivada del covid-19; planteamos una discusión de largo plazo, para entender la visión de los inversionistas en la oferta de suministro de energéticos, el desarrollo competitivo del mercado, y la búsqueda de eficiencia y competitividad. Esta discusión para lograr materializar esquemas que viabilicen nuestro gran reto: el equilibrio entre la demanda y la oferta en el mercado, y el reconocimiento e instrumentación de la participación de la demanda en el mercado energético que debería ser uno.

Buscamos respuesta a preguntas fundamentales mirando el futuro del sector más allá de las discusiones coyunturales del hoy, tales como ¿qué tipo de tecnologías y de proyectos van a escoger en sus inversiones y si la política de descarbonización afecta estas decisiones? ¿Apoyan los inversionistas no solo la eliminación de nueva expansión a carbón, y la meta ilusoria de inclusive desmontar las plantas existentes y llegar a cero generación a carbón en 2050?, ¿consideran asegurar el crecimiento del mercado local así sea limitado, y cómo impulsar su crecimiento?, ¿estarían dispuestos a seguir con grandes hidroeléctricas a pesar de los eventos de oposición social y ambiental? Si no hay gas local, ¿se volcarán al mercado internacional de gas?

¿Cómo solucionarán las conexiones eléctricas y de transporte de gas, cuando los períodos de planeamiento de puesta en operación de proyectos se han extendido mas allá de las eventualidades técnicas, dónde los cuellos de botellas no son excepciones sino la regla? ¿Llegaremos a un sistema integrado, coherente, y sinérgico entre el mercado eléctrico y nuestro incipiente sistema de gas?

Vamos a discutir, cómo manejar el éxito político de las fuentes renovables no convencionales, para que cuando estén disponibles, se cuente con el soporte necesario y exista el respaldo real para abastecer la demanda en periodos secos, periodos oscuros y sin viento. Como país, seguiremos el ejemplo de casos exitosos, donde se subsidia a las fuentes renovables, se respaldan con térmicas de otros países a través de interconexiones, con almacenamiento creciente, y sin afectar los usuarios con demandas productivas.

Queremos discutir el escenario previsto en el cual vamos a resolver la discusión filosófica sobre fracking y si, mientras tanto, nos insertamos realmente al mercado internacional de gas, con acceso al único energético al que no tendríamos restricciones si el esquema regulatorio no distorsiona esta alternativa. Como demanda, lo hemos advertido, requerimos un portafolio de oferta real, efectivo, eficiente y oportuno. Como usuarios, la creciente integración de los mercados, concentración de las actividades, la integración de riesgos en pocos agentes, la limitación de acceso, la infraestructura, su uso desaprovechado, su expansión errática nos incrementa el riesgo y la incertidumbre, nos encarece el suministro y nos dificulta el crecimiento. Además, atenta contra la competitividad. Si algo demostró esta pandemia, es que la demanda importa y cuando desaparece es difícil recuperarla. Abogamos por una participación real de la demanda en el mercado, en las decisiones, en los estamentos, en el acceso a la información en la materialización del equilibrio esencial del mercado. Por todo esto los invitamos a acompañarnos y a encontrar juntos estas respuestas, que dependen más de nuestras decisiones que de nuestros sueños.