Analistas

Fin de Año en Estados Unidos

GUARDAR

Thanksgiving, el Día de Acción de Gracias, constituye la antesala de la estación de invierno septentrional y marca el inicio de las festividades de fin de año en Estados Unidos. Es un día feriado que traza su origen remoto a las penurias que padecieron los peregrinos que llegaron a Massachusetts a bordo del Mayflower en 1620. Su designación como un día cívico nacional proviene de una proclamación del presidente Abraham Lincoln en octubre de 1863. Lincoln les recomendaba a sus compatriotas expresar gratitud por la unión de la nación, en momentos en que esa unión estaba siendo sometida a dura prueba en los campos de batalla de una guerra civil. 

Esos antecedentes se han ido desvaneciendo de la memoria contemporánea. En la actualidad, Thanksgiving, la festividad americana por antonomasia, es una celebración familiar cuyo principal atractivo para una sociedad multicultural consiste en la ausencia de connotaciones cívicas o religiosas. Por ese motivo, los días inmediatamente anteriores y posteriores a Thanksgiving registran las mayores cifras anuales de transporte de pasajeros. Este año, los desplazamientos en automóvil se han beneficiado de una situación laboral favorable y de los bajos precios de la gasolina. La forma como han comenzado las ventas navideñas a partir del denominado Viernes Negro, permite prever un comportamiento dinámico del consumo de los hogares en diciembre.

Las señales de reactivación disponibles sugieren que la economía norteamericana empieza a recuperarse de los estragos causados por la crisis del 2008. El mercado laboral registra condiciones cercanas al pleno empleo, las cuales son conducentes a incrementos en las remuneraciones. Algunas ciudades están tomando la iniciativa de adoptar un salario mínimo de US $15 la hora. La reducción en el costo de la energía, a la cual han contribuido los avances tecnológicos en la extracción de hidrocarburos, representa una ventaja competitiva para los sectores industriales intensivos en insumos energéticos. El ritmo de crecimiento de la actividad económica en Estados Unidos supera al de las demás naciones industrializadas. Las condiciones parecen ser propicias para que la Reserva Federal inicie el proceso de normalización de la política monetaria por medio de incrementos graduales de la tasa de interés.

La relativa tranquilidad en el frente económico le ha permitido al Gobierno desplegar una intensa actividad internacional. Los vínculos de amistad con Francia se han reafirmado a raíz de los atentados en Paris. El presidente Obama se ha pronunciado a favor de mantener la unidad de España y en contra del eventual retiro del Reino Unido de la Unión Europea. 

Varias naciones asiáticas están recibiendo incentivos comerciales, como el Acuerdo Transpacífico, y programas de cooperación militar, encaminados a contrarrestar las tendencias hegemónicas por parte de China. El intento de las autoridades chinas de restringir la navegación en sus zonas marítimas regionales incrementa la posibilidad de un conflicto con Estados Unidos. La búsqueda de la fórmula adecuada para enfrentar movimientos terroristas, como los del Estado Islámico, se ha convertido en uno de los grandes retos de nuestro tiempo.

GUARDAR
MÁS LR

Agregue a sus temas de interés

MÁS LR

Agregue a sus temas de interés