Analistas

La política en lo fiscal

El libro recién publicado por el Fondo Monetario Internacional titulado Fiscal Politics, cuya traducción podría ser La Política en lo Fiscal, parte por reconocer que las decisiones relativas a la asignación de los recursos del presupuesto de un país tiene un gran componente político. De ahí, se desprende que los desarrollos políticos en un país tengan una significativa incidencia en el comportamiento de una economía. En fin, considera que la política tiene un impacto directo en la provisión de bienes públicos por parte del estado y en las políticas redistributivas y de estabilización en una economía.

Los diversos capítulos del libro buscan medir la incidencia de la política en las decisiones fiscales y de gasto público de los países. Por lo tanto, se plantea preguntas fundamentales de la forma cómo la presencia de elecciones moldea las políticas presupuestales de un país. También, se interroga si la fragmentación política está asociada o no con un mayor grado de disciplina fiscal; se pregunta cuál es el rol de la ideología política en el tipo de impuestos que son aprobados; escudriña las decisiones relativas a las prioridades de gastos que adelantan los gobiernos, y, sobre todo,  se plantea si el establecimiento de reglas y de instituciones fiscales pueden alterar los resultados frente a la interferencia política que se darían sin ellas, dado que las presiones y decisiones políticas afectan los resultados fiscales. 

Entre los aspectos políticos que pueden tener mayor incidencia en la política fiscal y en la asignación del gasto público se encuentra la proximidad de las elecciones, como parece comenzar a evidenciarse actualmente en el caso en Colombia con las presiones regionales de gasto, como lo ejemplifica el caso de Buenaventura, las demandas de aumentos salariales de los maestros, la ejecución inmediata de los gastos convenidos en el Acuerdo de Paz, la reforma a las regalías y, aún, la adición del presupuesto nacional que se aprobó en el Congreso. La proximidad de las elecciones, según se deriva de los resultados del libro, puede afectar las decisiones de gasto público. Cuando el gobierno de turno considera que la continuidad de sus políticas se logra mediante la elección de sus candidatos más afines, puede juzgar que lo más adecuado es consolidar una expansión fiscal con anticipación a las elecciones. 

En ese sentido, la principal lección que se deriva del libro es que la política, ya sea al nivel regional, nacional o supra nacional, influye sobre las decisiones fiscales que adoptan los países. Asimismo, concluye que la forma de minimizar las distorsiones que pueden provocar las decisiones políticas en la estabilidad fiscal de una nación requiere un entendimiento profundo sobre los mecanismos por medio de los cuales la política incide en las decisiones relativas a la política fiscal. Argumenta que entre las acciones que la autoridad económica puede hacer para reducir la influencia de la política en las decisiones fiscales se encuentra la adopción de reglas fiscales que le aten las manos al gobierno y garanticen la estabilidad fiscal. Esperemos que el cumplimiento estricto de la regla fiscal en Colombia predomine sobre las presiones políticas de gastar por encima de esta en anticipación a las elecciones. Desafortunadamente, en el caso de Colombia, la regla fiscal estructural se limita al balance fiscal del gobierno central.