Analistas

Grandes frentes de la acción estatal

GUARDAR

 

En materia económica, la evidencia señala que el crecimiento de Colombia se ha desacelerado, no obstante el Banco de la República ha estimulado la demanda agregada reduciendo las tasas de interés. El ritmo anual de crecimiento del Producto Interno Bruto durante los primeros nueve meses de 2012 alcanzó un 3.9%, frente al 5.8% registrado en el 2011. La desaceleración fue generalizada en todos los sectores económicos, salvo en los servicios y la electricidad y lleva a preguntarse los motivos de este comportamiento. Desde el lado de la demanda se observa desaceleración en el crecimiento de las exportaciones tanto por una caída de los precios de productos básicos como el carbón y el café, como por la apreciación de la tasa de cambio y el impacto sobre Colombia de la economía mundial. Dicha situación hace reflexionar sobre la conveniencia de continuar la política monetaria expansiva y la de acentuar la intervención en el mercado cambiario para frenar la apreciación del peso. Del lado fiscal, el sentimiento predominante es que la reforma tributaria recientemente aprobada por el Congreso será positiva para el empleo y la distribución del ingreso.
 
En el frente político, la mayor incógnita es el resultado del proceso de negociación de paz que se viene adelantando en Cuba. Existe la percepción generalizada que es un esfuerzo muy positivo en el que se ha empeñado la Administración Santos; que está bien concebido y tiene una agenda concreta con la cual se han comprometido las partes. No obstante, como lo han reconocido tanto el Gobierno como los representantes de los grupos subversivos, las conversaciones van a un ritmo más lento que el deseable. Lo primero que se debe convenir son las medidas requeridas para estimular el desarrollo rural. Es importante reconocer que la agricultura en Colombia ha perdido terreno frente a otros sectores y su participación en el PIB apenas alcanza el 6%. No obstante, el agro sigue siendo fundamental para la generación de empleo, la producción de alimentos y las exportaciones. En 2012 el sector generó alrededor del 19% del empleo nacional. Colombia dispone de más de 50 millones de hectáreas con uso potencial agrícola y se estima que para ella sólo se utilizan 5 millones y cerca de 35 en ganadería extensiva. Esto significa que además de resolver el tema del uso de la tierra y la concentración de la propiedad rural, para revitalizar el campo resulta esencial establecer los incentivos apropiados e incrementar la inversión en bienes públicos, como la investigación agrícola, educación y salud. 
 
El tercer frente requerido de acción es el avance de las reformas estructurales. Como se dijo atrás, el Gobierno y el Congreso sortearon con gran éxito la aprobación de una reforma tributaria. Ahora los retos se centran en la reforma pensional para garantizar una mayor cobertura y la sostenibilidad del sistema; la reforma a la salud buscando resolver el embrollo financiero sin recurrir a la estatización de los servicios, como se propone en algunos proyectos de ley, y el desarrollo de la infraestructura con la construcción de vías de cuarta generación. Las perspectivas de crecimiento del Banco Mundial advierten sobre una economía global débil y sugieren a los mercados emergentes que es el momento de llevar a cabo reformas estructurales, invertir en capital humano, fortalecer las instituciones y recuperar la capacidad de reaccionar con política fiscal y monetaria contracíclica en un evento de crisis. Como lo ha expresado el Presidente, ni la política macroeconómica, ni la agenda legislativa de reforma económica son negociables en las conversaciones de paz. Esperamos que el Gobierno tenga éxito en estos grandes frentes de acción estatal.
GUARDAR
MÁS LR

Agregue a sus temas de interés

MÁS LR

Agregue a sus temas de interés