Analistas

Desplome de las exportaciones

Según el Dane, en mayo del 2016 se exportaron US$2.684 millones, frente a US$3.356 millones en el mismo mes del año anterior. Las cifras en lo corrido del año muestran que las exportaciones totales del país pasaron de US$16.063 millones  a US$11.588 millones en el año en curso. Aunque dicha disminución es atribuible principalmente a las exportaciones de combustibles y productos de las industrias extractivas, como el carbón, por la caída registrada en los precios internacionales y en la producción interna, la realidad es que también se encuentra originada en la exportación de bienes manufacturados y en el estancamiento de productos agropecuarios, los cuales se hubiera esperado que estuvieran ya respondiendo a los incentivos de la mayor tasa de cambio real que se viene registrando desde el 2014. 

Los resultados de las exportaciones de manufacturas son particularmente decepcionantes. La baja en el mes de mayo fue del 10%, si se considera que estas pasaron de US$733 millones en mayo del 2015 a US$663 millones en el mismo mes en el año en curso. En el acumulado del año la caída porcentual de las exportaciones de manufacturas ha sido del 14%, pues alcanzaron US$3.404 millones  en el período enero mayo del 2015 y tan solo registraron US$2.934 millones en lo corrido del 2016. El descenso se viene registrando en un espectro muy amplio de los subsectores de la industria y se ha presentado en la venta de los productos colombianos en los mercados de destino, que son lamentablemente los países de América Latina, cuyas economías principales han venido en picada, particularmente Venezuela, Brasil y Argentina. 

Este resultado ilustra también la baja diversificación de mercados de las exportaciones manufactureras colombianas. Considerando que este fue un año de clima adverso por el Fenómeno de El Niño, el comportamiento de las exportaciones agropecuarias luce menos negativo. Estas alcanzaron en los dos años niveles en mayo del orden de los US$580 millones  y de US$3.000 millones en el acumulado de enero mayo. 

Un análisis reciente adelantado por Anif titulado la Crisis Exportadora de Colombia 2013-2016 resalta la magnitud de la catástrofe que se viene presentando en las exportaciones colombianas. Anota textualmente que “Colombia lo que ha pasado es a enfrentar una preocupante crisis exportadora, perdiendo el -50% de su valor exportador durante 2013-2016. En efecto, en 2012 Colombia llegó a exportar bienes por US$60.000 millones (16% del PIB) y todo parece indicar que tan solo llegará a los US$30.000 millones (12% del PIB) al cierre de 2016”.  En términos de recomendaciones sugiere acelerar el paso en materia de inversión en infraestructura y logística, para reducir los sobrecostos de transporte y profundizar las reformas en el frente de reducción de sobrecostos no salariales y menores costos energéticos. 

Estos resultados indican que la devaluación de la tasa de cambio real tiene una incidencia retrasada en el impulso a las exportaciones y que, quizás, es tan solo una condición necesaria pero no suficiente para impulsar las exportaciones menores. También sugieren que la “nueva economía” no debe descuidar el sector minero-energético del país, pues la importancia de la generación de divisas originada en las exportaciones de recursos naturales no se debe subestimar. De otro lado, las autoridades deben prestar menos atención a los ambientalistas y sectores de la izquierda que consideran que estas son una “maldición” de beneficio exclusivo para las transnacionales.