Analistas

Debate sobre el tema fiscal

La necesidad y conveniencia de adelantar una o dos reformas tributarias fue materia de análisis y de debate en la Convención Bancaria llevada a cabo la semana pasada en Cartagena. Tanto el Presidente de la República, como el Ministro de Hacienda, hicieron énfasis en las grandes metas económicas trazadas para estos cuatro años que comprenden la elevación del ingreso en dólares por habitante de US$8.300 a US$11.200 entre 2010 y 2014, la reducción de la tasa de desempleo al 7,5%, una tasa de inversión respecto al Producto Interno Bruto del 32% y una baja de los indicadores de pobreza del 29% al 25% y de la pobreza extrema del 8,8% al 5%. En el tema fiscal anunciaron que se sometería al Congreso un proyecto de ley dirigido a prorrogar tanto el impuesto a las transacciones financieras como el del patrimonio para el financiamiento del presupuesto público del 2015 cumpliendo debidamente la regla fiscal. También resaltaron la importancia de combatir la evasión de los impuestos e indicaron la intención de agregar al proyecto fiscal unas propuestas dirigidas a conseguir la vinculación de capitales y rendimientos en el exterior no declarados de colombianos.

Pero, quizás, la discusión más importante sobre el tema fiscal fue la que se desarrolló en la mesa redonda sobre Reforma Tributaria en la que participaron destacados expertos nacionales sobre el tema fiscal, entre ellos, los exministros de Hacienda Alberto Carrasquilla, Guillermo Perry, Luis Fernando Alarcón, el exdirector de Fedesarrollo, Roberto Steiner y el exministro de Comercio recientemente designado Director de la Dian, Santiago Rojas. Al respecto cabe destacar que en el debate también hicieron comentarios de gran importancia distinguidos congresistas conocedores del tema económico y fiscal como Ángel Custodio Cabrera del Partido de la U, Rodrigo Villalba de Partido Liberal, Olga Suárez del Conservatismo, Antonio Navarro del Partido Verde e Iván Duque y Oscar Darío Pérez del Centro Democrático.

En esencia, del debate sostenido entre los expertos, el gobierno y el Congreso se podría decir que se llegaron a varios consensos. El primero es el reconocimiento que se requiere, como mínimo, una reforma en las líneas sugeridas por el Presidente de la República y el Ministro de Hacienda dirigida a obtener los recursos requeridos para el financiamiento del presupuesto del 2015 cumpliendo con la regla fiscal y que dichos recursos se podrán obtener con la prórroga del impuesto a las transacciones financieras y del patrimonio, así como por las acciones en el frente del control de la evasión, propuestas que recibieron el apoyo general de expertos y congresistas. No obstante, sobre el impuesto al patrimonio se sugirió por parte de algunos de los expertos que este se debería reformar de forma tal que recaiga sobre las personas naturales antes que sobre las empresas, las cuales tienen una carga tributaria directa muy superior a la de otros países de América Latina. Respecto al marco fiscal de mediano plazo, que proyecta las necesidades de recursos para los años venideros, también hubo el consenso que este debe estar sujeto a revisión dado que no contempla debidamente los requerimientos financieros que surgen de los tres pilares anunciados como banderas de la Administración: la paz y los consiguientes gastos del posconflicto, la educación y la equidad y sus reformas. 

Se sugirió, por algunos, que esos recursos se podrían conseguir elevando el IVA y ampliando su base y la del impuesto a la renta de las personas naturales. También se sugirieron revisar las prioridades del gasto público, cuidar la seguridad jurídica y estudiar la conveniencia de mantener inmutable la regla fiscal vigente para atender los gastos del posconflicto.