.
Analistas 25/02/2021

Un año para la reconstrucción del turismo

Raquel Garavito Chapaval
Presidente de Fontur

Los retos que nos está imponiendo el 2021 son los mismos del 2020. Seguimos atendiendo la pandemia generada por el covid-19, que no solo ha dejado millones de muertos en el mundo, sino que también ha visto morir millones de negocios y cientos de sectores. El turismo, pese a los golpes recibidos, pese a ser el peor año de la historia moderna para el sector, no se dejó morir.

Desde Fontur estamos llamados a ser más relevantes que nunca durante estos años de recuperación. Estamos armados de presupuesto, de herramientas legales como la Ley del Turismo sancionada por el Presidente de la República, de compromiso con las regiones y de un equipo entrenado y entregado, para que Colombia siga en su senda para convertirse en un destino de talla mundial.

Ya hemos dado los primeros pasos. Con un trabajo mancomunado con todo el Gobierno Nacional, gremios, entidades y la cadena hotelera, hemos comenzado el camino hacia la recuperación y ya se ven los primeros frutos. Prueba de ello es que la ocupación hotelera nacional para diciembre -según Cotelco- superó los niveles del 30%, que el movimiento de pasajeros aéreos nacionales suma 2,5 millones de personas desde el 1 de septiembre hasta hoy y que por las terminales terrestres viajaron 7,4 millones de personas en la temporada de fin de año. Estos, sin duda, son números alentadores luego de meses de parálisis total e incertidumbre.

Llegar hasta este punto ha implicado un largo trabajo de reconstrucción de la confianza entre los viajeros en el que han participado no solo las instituciones del Gobierno Nacional y los entes territoriales, sino actores como agencias de viajes, hoteleros, operadores turísticos, entre otros.

Y este es un momento importante para defender y exaltar un proceso de recuperación responsable del turismo que, justamente, ha llevado a los resultados mencionados pero que ha priorizado la salud, la vida y las medidas de bioseguridad diseñadas por las entidades atendiendo recomendaciones de expertos. De hecho, esto ha implicado nuevas inversiones y modificaciones que el sector consciente de su responsabilidad ha sabido aplicar.

Celebramos que se hayan comprometido con este propósito con el que, como Gobierno, nos hemos concentrado en los últimos meses a través de la implementación del sello ‘Check In Certificado’, un valor agregado con reconocimiento internacional que da confianza a quienes visitan las diferentes regiones de Colombia.

Además de continuar con el trabajo de robustecer la confianza en el sector y de posicionar al turismo como una actividad que promueve el autocuidado y evita las aglomeraciones por medio de la promoción de tipologías como ecoturismo, agroturismo, etnoturismo, entre otras, este año tenemos también tenemos como misión seguir dando impulso significativo al sector y al crecimiento económico a través de importantes estímulos aprobados en la reciente modificación a la Ley de Turismo. En términos prácticos, estos permitirán a los colombianos tener exención de IVA para servicios hoteleros, tarifa del 0% en impuesto al consumo, reducción del IVA para tiquetes aéreos, entre otros.

Por otro lado, el 2021 también es clave para que Fontur concentre gran parte de sus esfuerzos en sacar adelante importantes proyectos de infraestructura turística en todas las regiones de Colombia que comprometen recursos por más de $100.000 millones. Estas obras, como por ejemplo el sendero ecoturístico Tutunendo (entregado el pasado 16 de enero en Chocó), serán determinantes para fortalecer la competitividad turística regional y respaldar la recuperación del sector.

Más allá de estos propósitos, Fontur también afronta para el 2021 un reto sin antecedentes: restablecer los establecimientos turísticos en el archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina, afectados por los huracanes Iota y Eta (posadas turísticas, restaurantes, agencias de viajes, entre otros). Estos esfuerzos, cuya mayor parte está enfocada en Providencia y Santa Catalina, implican una inversión mayor a los $77.000 millones, que ya comenzó, y que permitirá reconstruir la infraestructura turística bajo altos estándares y niveles de servicio.

No puede olvidarse que el camino que el turismo tiene por recorrer es largo y que la pandemia aún no ha terminado. Tan solo la Organización Mundial del Turismo (OMT) prevé que se necesiten entre dos años y medio y cuatro para que el sector vuelva a los niveles del 2019. Para Colombia, prevemos un escenario optimista en el que esta actividad podría recuperarse hasta en el 50% para el 2021.

El turismo está llamado a ser uno de los motores más importantes de la economía de las regiones y debe convertirse en el ejemplo a seguir en materia de recuperación de la confianza y restauración responsable de todo un sector.