Analistas 03/11/2020

Cultura de autocuidado

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, el estrés es el causante de 80% de las enfermedades y 60% de la improductividad. Todos los años las pruebas de riesgo psicosocial, que se deben realizar por ley en las empresas evalúan el estrés, el estrés intralaboral y extralaboral. Es importante para las empresas generar una dinámica de autocuidado y equilibrio para contener el alza de los indicadores de riesgo, sobre todo en época covid.

Comparto hoy algunas estrategias que se han utilizado como campañas internas en las empresas con el propósito de prevenir y disminuir del estrés laboral. Estas campañas tienen como finalidad recordar la importancia del autocuidado, ya que es responsabilidad de cada ser humano decidir llevar una vida equilibrada o no, pero se hace el esfuerzo por motivar e incentivar un estilo de vida sano.

Campaña “Cinco minutos de vida”: La meditación y el mindfulness se ha convertido en una herramienta de manejo del estrés a través de la regulación del flujo del aire. Un tema aún más importante en cuanto la utilización diaria del tapaboca se hace incomoda y también genera que la persona respire de forma constante su propio CO2. El oxígeno y respirar dan vida, es por esta razón que la campaña que se creó quiso fomentar que las personas se tomaran cinco minutos al día, para durante 21 días respirar de forma consciente, mediante una práctica de mindfulness o de respiración deliberada.

Campaña “Primeros auxilios emocionales”: durante la pandemia ha sido exponencial la cantidad de casos de ansiedad y estrés. El encierro, la sensación de aislamiento, la incertidumbre sobre lo que va a ocurrir y la constante presión del trabajo por resultados ha ocasionado estragos en las emociones de las personas. Esta campaña tiene como objetivo ayudar a las personas a conocer la fluctuación de sus propias emociones, reconocerlas, aceptaras y gestionarlas de forma efectiva. Se pide seguir cuatro pasos.

Paso uno: hacer un alto antes de reaccionar, todos saben que actuar en caliente puede traer consecuencias negativas, así que lo primero es hacer un alto. Paso dos: respirar, la respiración ayuda a retomar la calma y lograr equilibrio. Paso tres: observar los pensamientos y las emociones, preguntarse ¿Qué es lo que siento? ¿Por qué estoy sintiendo esto? ¿Cuáles son los pensamientos asociados a dicha emoción? Paso cuatro: regular y gestionar. Tomar decisiones asertivas y con inteligencia emocional puede lograr crear puentes y construir relaciones.

Campaña “Cinco pilares de la vida”: estos son cinco recomendaciones a tener en cuenta para que la vida esté en equilibrio. Primero, tener una buena alimentación, sobre toda sana y consciente. No todas las dietas sirven a todo el mundo, es importante asesorarse de un médico, y tener en cuenta que la alimentación es el combustible de energía que hará que el cuerpo y el cerebro funcionen de forma equilibrada.

Segundo, la toma de agua. Conociendo que el cuerpo cuenta con un porcentaje de 70-85% de agua, es vital que esté hidratado, lo que ayudará a la memoria, flexibilidad y movimiento.

Tercero, el ejercicio. La actividad física y las pausas activas ayudan a la oxigenación del cerebro y del cuerpo, evitando la fatiga. Cuarto, la correcta respiración. Antes mencioné la práctica de mindfulness como una herramienta para la correcta reparación. Y cinco, dormir bien. Dormir profundamente y descansar ayuda a que el cuerpo y la mente se equilibren. No hay nada que genere más felicidad que levantarse descansado. Para esto es vital tener buenos hábitos de sueño, como por ejemplo acostarse en horarios similares, y dejar de trabajar o desconectarse de la tecnología una hora antes de irse a la cama, como mínimo.

Incentivar una cultura de autocuidado ayuda a tener personas sanas y vitales dentro de la organización y en el mundo.