Analistas

En Europa, las voces serias que ahogan a las sensatas

GUARDAR

“Hubo muy buenas políticas en Simpson-Bowles”, escribe, “incluyendo recortes a subsidios agrícolas despilfarradores y mayor gasto en infraestructura para impulsar el crecimiento, pero los recortes a los beneficios y las reformas fiscales fueron bastante agresivos y los ahorros del sistema de salud muy modestos. No obstante, el plan obtendría un estatus mítico entre las élites de Washington como símbolo de noble seriedad bipartidista”.

Efectivamente. Y esto me lleva a otro pensamiento: conozco un lugar donde la noble seriedad bipartidista verdaderamente gobierna, donde los grandes y los buenos se juntan para formar consenso sobre lo que debe hacerse, y entonces se informa al público sobre lo que apoyará. Se llama Europa, y no está funcionando muy bien.

Hay que reconocer que en Estados Unidos también tenemos nuestros problemas, principalmente el hecho de que gente loca tiene poder de bloqueo de facto sobre la política.

Pero existe esta cosa notable en Europa, donde las voces críticas simplemente no se escuchan. El economista Lars Svensson puede pasar años señalando que el Riksbank la está pifiando, y nadie escucha para nada hasta que interviene alguien de afuera. Todo economista con una pizca de sentido está aterrorizado con la caída de la eurozona hacia la deflación, pero los ortodoxos se muestran sorprendidos de escuchar que sea un problema.

Es cierto que a veces sí necesitamos que la gente se junte para hacer lo correcto.

Pero durante los últimos años ha sido una regla confiable que cuando gente importante alcanza consenso sobre algo, está completamente equivocada.

Expectativas reducidas
El rendimiento de los bonos españoles ahora es aproximadamente igual al de los estadounidenses. Esto nos está diciendo dos cosas: una buena y otra mala. La buena noticia es que los inversionistas ya no temen mucho a una crisis del euro en el futuro cercano. La mala noticia es que esperan que Europa siga deprimida durante mucho tiempo.

Sobre este segundo punto, encontramos gente que dice que dado que la eurozona ha reiniciado el crecimiento positivo, la crisis se ha acabado. En este punto me parece útil señalar que el largo estancamiento de Japón consistió principalmente de periodos cuando la economía estaba creciendo. De hecho, pasó gran parte del tiempo creciendo más rápido de lo que Europa está registrando ahora.

Entonces, cuando la gente me pregunta si es posible que Europa experimente una década perdida estilo japonesa, les digo que la verdadera pregunta es si es posible que no lo haga; la recuperación, y no el estancamiento, es lo más difícil de predecir.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.

GUARDAR
MÁS LR

Agregue a sus temas de interés

MÁS LR

Agregue a sus temas de interés