Analistas

El declive de los valores familiares tiene la culpa de la creciente inequidad

Todas las conversaciones en la derecha intelectual (o seudointelectual) parecen girar en torno al libro de Charles Murray, “Coming Apart: The State of White America”, que asevera que el problema con los trabajadores blancos de cuello azul es … la declinación de los valores familiares.

David Frum, quien realmente podría ser el último conservador honesto, publicó recientemente una excelente refutación en The Daily Beast. El Sr. Frum escribe:”Para entender lo que hace Murray en ‘Coming Apart’, imagínese esta analogía: un sociólogo visita un pueblo de la costa del Golfo. Se percata que todas las casas cercanas al agua han sido destrozadas y demolidas. Sus ex ocupantes ahora viven en tiendas de campaña y remolques.”El sociólogo escribe un informe:”La evidencia demuestra fuertemente que vivir en casas es mejor para los niños y para las familias que vivir en tiendas de campaña y remolques. La gente de la costa somete irresponsablemente sus hijos a condiciones inaceptables.”Cuando publica su informe, alguien señala: ‘Sabe, hace una semana golpeó un huracán’. El sociólogo se sacude la crítica respondiendo:’Escribo sobre viviendas, no sobre el clima'”.Y Alec MacGillis, comentarista de The New Republic, señala en una publicación en Internet del 6 de febrero que el propio Sr. Murray creció en un pueblo dependiente de una empresa donde Maytag proveía buenos puestos para trabajadores de cuello azul – hasta que cerró la planta y mudó sus operaciones a México.”Tal como lo ve Murray”, escribió el Sr. MacGillis, “la clase trabajadora se ha visto menos afectada por los cambios económicos que han dificultado que sus miembros – particularmente los hombres – se ganen bien la vida, que por la lamentable caída en la diligencia y valores sociales provocados por los desórdenes de la década de 1960”.El Sr. MacGillis continuó: “Entonces, la pregunta para Murray y los que usan sus teorías para explicar la desigualdad se puede plantear muy concretamente: ¿la comunidad donde disfrutó crecer, en Newton (Iowa), realmente se fue porque sus vecinos de clase trabajadora misteriosamente perdieron su brío? Tal vez fue algo más simple”.Desde un punto de vista analítico, pareciera ser un momento muy raro para enfocarse en el supuesto desplome moral de las clases bajas. Durante la década de 1960 al menos era de cierta forma razonable preguntarse por qué aumentaban los males sociales pese a que la economía en auge producía ganancias ampliamente compartidas (aunque, como lo señaló el sociólogo William Julius Wilson en su libro “When Work Disappears: The World of the New Urban Poor”, el trabajo desaparecía en las zonas céntricas urbanas pobres, y esto ayudaba a explicar el aumento en los problemas entre los que estaban atrapados en esas zonas).Pero ahora tenemos una economía que ha dejado atrás a los trabajadores de cuello azul: ¿por qué invocar valores sociales para explicar su mala situación?Y en el grado en que la descomposición social es una realidad entre, digamos, el tercio inferior de la distribución del ingreso entre la gente blanca, ¿esto no dice que el Sr. Wilson estaba en lo cierto; que la falta de oportunidad económica es lo que genera trastorno social?Por supuesto, el repentino alboroto acerca de los valores se explica perfectamente desde un punto de vista político, como distracción para el tema de los crecientes ingresos en la clase más rica.Esta es una rara forma de colapso socialLuego de leer el libro del Sr. Murray y todos los comentarios sobre las fuentes del colapso moral entre los blancos de la clase trabajadora, me persigue una pregunta: ¿realmente todo está tan mal?Quiero decir, sí, la tasa de matrimonios ha caído mucho y la participación en la fuerza laboral se ha reducido entre los hombres en edad de trabajar (aunque no tanto como pudiera implicar parte de la retórica), pero generalmente se deja como implicación que estas tendencias deben estar causando enormes males sociales. ¿Es así?Bueno, algo extrañamente ausente en la investigación del Sr. Murray es cualquier discusión sobre el indicador tradicional de descomposición social: el embarazo en adolescentes. ¿Por qué? Porque de hecho ha estado cayendo como piedra, según datos de Información Estadística Vital Nacional.¿Y qué hay con la delincuencia? Está aumentando, ¿cierto? Falso, según datos del Departamento de Justicia.Entonces, aquí les va una idea: tal vez los valores sociales tradicionales se estén erosionando en la clase trabajadora blanca – pero tal vez esos valores sociales tradicionales no son tan esenciales para una buena sociedad como les gustaría imaginar a los conservadores.