Analistas

Bienvenidos a los años 30

GUARDAR

Martin Wolf es estridente (y con justa razón). “Antes, realmente nunca había entendido cómo pudo pasar la década de 1930”, escribió el columnista del Financial Times en un artículo de opinión publicado el 5 de junio.

"Ahora sí. Lo único que se necesita son economías frágiles, un régimen monetario rígido, intenso debate sobre lo que debe hacerse, creencia generalizada de que sufrir es bueno, políticos miopes, incapacidad para cooperar y falla para adelantarse a los acontecimientos".
En el momento preciso, el BCE se negó a reducir las tasas de interés, o a anunciar cualquier otra política que pudiera ayudar, porque ¿qué razón habría para actuar?
 
Los datos sugieren que la economía del área del euro realmente se está desplomando, y que España está al borde del precipicio. ¿Y qué hay respecto a la inflación? Está cayendo rápidamente – cosa mala bajo las circunstancias.
No creo que haya alguna lógica económica concebible para la decisión del BCE. Creo que sólo puede entenderse como cierto tipo de negativa a admitir, incluso implícitamente, que las decisiones previas fueron incorrectas.
 
Al igual que el Sr. Wolf, estoy empezando a ver cómo sucedió la década de 1930.
La urgencia para castigar
He estado escuchando varios intentos de explicar la absolutamente bizarra negativa del BCE a reducir las tasas de interés pese al creciente desempleo, la caída en la inflación y, sobre todas las cosas, los problemas especiales de una unión monetaria que probablemente no pueda sobrevivir a menos que la demanda global sea fuerte.
 
La historia más popular parece ser que el BCE quiere "quemarle los pies a los políticos", dejándolos saber que no obtendrán ayuda a menos que hagan lo necesario (lo que sea que eso signifique).
Esto realmente no tiene sentido. Si estamos hablando de obligar la austeridad y recortes salariales en la periferia, ¿cuánto más incentivo necesitan estas economías?
 
Si estamos hablando de una unión fiscal más amplia o algo así, ¿qué parte del inminente colapso de todo el sistema es lo que los alemanes supuestamente no entienden?
¿Hay alguna forma concebible en que reducir la tasa de descuento en 50 puntos base de alguna forma socave las acciones que por lo demás sucederían?
Lo que tiene sentido, tal vez, es una explicación en dos partes.
 
Primero, el BCE no está dispuesto a admitir que su política previa, especialmente sus incrementos de antes en la tasa, fue un error. En segundo lugar – y esto es más profundo -, sospecho que estamos viendo la mentalidad de la "acción de las depresiones" del viejo Joseph Schumpeter: la noción de que todo el sufrimiento de ahora de cierta forma sirve un propósito necesario y que estaría mal mitigar el sufrimiento incluso ligeramente.
Esta doctrina tiene un innegable atractivo sentimental para la gente que está en una posición cómoda.
 
También es completamente alocada dado todo lo que hemos aprendido de economía estos últimos 80 años.
Pero hay tiempos de locura, vestidos con buena ropa.
 
GUARDAR
MÁS LR

Agregue a sus temas de interés

MÁS LR

Agregue a sus temas de interés