Analistas

Prepárese para la montaña rusa en 2016

GUARDAR

Primera subida de tasas en casi 10 años

La espera ha terminado. La Reserva Federal subió el rango de la tasa de referencia de 0%-0,25% a 0,25%-0,5%, lo cual fue completamente anticipado por el mercado. Al mismo tiempo – y tampoco ninguna sorpresa –   Janet Yellen indicó claramente que futuras subidas de tasas van a ser moderadas y dependiendo de datos económicos. No hay ningún ritmo mecánico o predefinido. 

Los pronósticos del Federal Open Market Commitee (FOMC) señalan a solo cuatro subidas de tasas en 2016. Inicialmente, las bolsas aplaudieron el cambio de la política monetario y la comunicación de la Fed, que mostró bastante confianza sobre las perspectivas económicas. Pero esta euforia no duró mucho. El mercado se dio cuenta que el mensaje de la Fed fue bastante “hawkish” y que las incertidumbres no han desaparecido. Adicionalmente, la caída del precio del petróleo sigue pesando sobre la confianza de los inversionistas. 

Renta fija: buscar refugio en segmentos conservadores

Los inversionistas se encuentran en un dilema. Primero, la subida de tasas en dólares y la alta valoración significan que la renta fija ya no va a producir los resultados deseados. Y los segmentos con altos rendimientos, como mercados emergentes y high yield, están pasando por un momento muy complicado con una dinámica negativa, principalmente por la caída de las materias primas. 

Actualmente vemos oportunidades puntuales, pero es demasiado pronto para incrementar los riesgos en las carteras en una manera sistemática. Recomendamos a los inversionistas refugiarse en los segmentos más conservadores, por ejemplo, en bonos de grado de inversión con duraciones relativamente cortas (3 – 5 años), aceptando rendimientos moderados. Hay que ser paciente. En el transcurso de 2016 habrá oportunidades de compra más atractivas para mejorar los rendimientos.  

Renta variable: más volatilidad y más dispersión

Segundo, la renta variable está entrando a la última fase del mercado alcista. La valoración está alta y el potencial alcista es limitado. Las inseguridades económicas y políticas incrementan la volatilidad y la dispersión entre diferentes regiones, sectores y acciones individuales. Al mismo tiempo, las políticas monetarias muy expansivas, sobre todo en Japón y Europa, siguen siendo un impulso, aunque su impacto ha perdido fuerza. Lo que es evidente es que los inversionistas tienen que adaptar un proceso de inversión más activo (o delegar a asesores sofisticados) para poder aprovecharse de la volatilidad. Actualmente, preferimos el mercado japonés y europeo porque anticipamos más estimulo monetario. En EE.UU., favorecemos el sector financiero que se beneficia de la subida de tasas, pero estamos conscientes que los caminos de las políticas monetarias y sus interpretaciones de los inversionistas pueden cambiar en cualquier momento, por lo cual es importante mantener la disciplina y monitorear la estrategia constantemente. 

Conclusión

Esperamos un año volátil con correcciones fuertes. En algunos segmentos, por ejemplo los mercados emergentes, la tendencia bajista probablemente dure mucho más. Pero correcciones en otros segmentos, como high yield y algunos sectores de la renta variable, van a ofrecer oportunidades de compra. Seguimos recomendando mantener suficiente liquidez para aprovecharse de estas oportunidades. Adicionalmente, es muy recomendable aumentar la exposición a inversiones alternativas líquidas en una manera prudente y diversificada, para reducir la exposición al mercado de renta fija y renta variable.
 

GUARDAR
MÁS LR

Agregue a sus temas de interés

MÁS LR

Agregue a sus temas de interés