Analistas

Visita Suiza

Esta semana el Presidente y Ministro de Hacienda de la Confederación Suiza Johann Schneider-Ammann, llegará a Colombia para una visita oficial en la que se reunirá con el Presidente Santos. Los principales temas de este encuentro serán el proceso de paz y la cooperación económica. El Presidente suizo, que viene acompañado por una delegación económica, inaugurará además un evento que busca contribuir al desarrollo del sistema de innovación.

Las relaciones entre Suiza y Colombia han estado enmarcadas históricamente por la presencia de multinacionales como Nestlé, Novartis, Roche, Syngenta, ABB, Holcim y Sika en nuestro territorio. Hoy en día vivimos en Colombia 2.700 ciudadanos suizos, de los cuales 1.500 habitan en Bogotá, la mayoría con doble nacionalidad. Suiza patrocina al Colegio Helvetia, una de las instituciones educativas de más renombre en Bogotá.

A raíz de las negociaciones de La Habana, las relaciones entre Suiza y Colombia han cambiado de foco recientemente. La presencia en Ginebra de muchos de los organismos multilaterales como la ONU y la Organización Mundial del Comercio, entre muchas otras, ha hecho que las relaciones con este pequeño país de 40.000 kilómetros cuadrados, 8 millones de habitantes y el doble del producto interno bruto de Colombia, sean críticas para el proceso de paz. Basado en el articulado aprobado en el Congreso de la República, el acuerdo final con las Farc será entendido como un Acuerdo Especial que se depositará, inmediatamente tras su firma, ante el Consejo Federal suizo en Berna. Suiza no ha aceptado aun recomendar el acuerdo especial ante la ONU en Ginebra ni el procedimiento correspondiente.

A pesar de que Suiza no ha sido un país garante, su participación y apoyo al proceso de paz ha sido activo de acuerdo a su tradición democrática. Suiza ha apoyado las negociaciones de paz con las Farc con expertos en temas como deposición de armas y ha tenido un papel discreto, pero muy significativo, en el desarrollo conceptual sobre los derechos de las víctimas, de la sociedad y de los deberes de las partes activas en el conflicto.

Suiza no se manifiesta con respecto a los aspectos individuales del proceso de paz ni a su conveniencia desde un punto de vista técnico y, no toma posición con respecto a sus consecuencias prácticas en cuanto a contención de la violencia y el narcotráfico, o el impulso al desarrollo en el país. Sin embargo, no son pocos los miembros de la colonia suiza en Colombia, conocedores de la realidad nacional y de la tradición democrática suiza, que han visto extrañados la posición de activismo excesivo de algunos funcionarios y contratistas del gobierno suizo que, a manera de ejemplo, han participado sin autorización en la negociación de secuestros en el país.

La visita del presidente suizo puede pasar como una visita formal con declaraciones diplomáticas de apoyo al proceso de paz y su correspondiente reflejo en prensa. Ojalá, además de cohesionar los lazos de amistad y cooperación económica entre los pueblos de los dos países, sirva para que el Concejo Federal Suizo tome su rol como garante del Acuerdo Especial inspirado en la filosofía del francés Voltaire, quien refugiado en Suiza basó sus creencias en la aplicación práctica de las posturas políticas para la mejora de la sociedad, por encima del mero ejercicio intelectual. Una posición sensata del gobierno suizo puede facilitar la firma de los acuerdos y evitar excesos contrarios a los derechos de los colombianos.