Analistas

¿Por qué no se endeuda?

GUARDAR

En varias ocasiones he tenido conversaciones con empresarios que orgullosamente afirman: “Yo bajo ninguna circunstancia me endeudo”, y es posible que en algunos casos tengan razón. Sin embargo la evidencia muestra que el endeudamiento no solo es benéfico sino necesario para las empresas.

Primero, la gran mayoría de las empresas se endeudan. El índice de endeudamiento de empresas listadas en bolsa en EE.UU. (ver http://pages.stern.nyu.edu/~adamodar/ ) muestra sectores de bajo nivel de endeudamiento como el de software e internet con 7% y sectores de alto nivel de endeudamiento como el de telecomunicaciones con 52%. Pero, en principio, todas las empresas se endeudan en alguna proporción.

Segundo, los fondos conseguidos por medio de endeudamiento salen más baratos que los aportados por los socios. Esto se debe a que, en teoría, en caso de dificultades en la empresa, los bancos siempre reciben el pago de sus préstamos antes de distribuir los remanentes a los socios, mientras que los accionistas requieren un mayor retorno que los bancos ya que proveen fondos que tienen un riesgo superior de no recuperación. A mayor riesgo exigen mayor retorno.

Por último, los pagos que se realizan a los bancos como proveedores de capital no generan impuestos como si lo hacen los pagos a los accionistas. Esto pone en desventaja a los fondos provistos por los accionistas, ya que deben destinar parte de sus retornos al estado, siendo una fuente de dinero más onerosa para la empresa.

A pesar de que los fondos de financiación son más baratos, las empresas deben tener en cuenta ciertas limitaciones al endeudarse. El punto más obvio es no endeudarse si no tienen oportunidades de inversión con retornos esperados superiores al costo de la deuda. El famoso cuento de endeudarse para irse de vacaciones a Europa puede sonar atractivo a nivel personal pero no tiene sentido financiero para una empresa.

El mayor riesgo al contraer deuda es sobre-endeudarse. Sin embargo, la capacidad de endeudamiento de las empresas se ha visto revaluada desde que en los años 80 Michael Milken emitió los primeros bonos basura que por su alto riesgo generaban alto retorno a los inversionistas. Por medio de estos bonos, por ejemplo, empresas e inversionistas que a la fecha no tenían acceso a endeudamiento adicional consiguieron fondos con el respaldo del flujo de caja de la empresa objetivo en una adquisición, liberando así grandes sumas de capital atrapadas en la economía. 

En la última década el entorno económico colombiano también ha evolucionado significativamente y las estrategias financieras se han sofisticado. Con tasas de interés bajas y un medio cada vez más estable las empresas pueden endeudarse cada vez más sin tomar riesgos extremos o innecesarios. En este contexto, el endeudamiento es una fuente de fondos clave para incrementar la participación de mercado por medio de fusiones y adquisiciones o emprender nuevos proyectos de expansión. 

Estimar el potencial de dinero que se puede conseguir por medio de endeudamiento es un ejercicio que la administración de una empresa (en especial su gerente financiero y su tesorero) deben realizar constantemente para proponer en escenarios qué tan agresiva puede ser su estrategia de crecimiento. Para las juntas directivas, estar enteradas en tiempo real de la disponibilidad total de fondos para definir su estrategia de expansión debe ser una prioridad en un entorno empresarial cada vez más exigente con la rentabilidad del capital.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.

GUARDAR
MÁS LR

Agregue a sus temas de interés

MÁS LR

Agregue a sus temas de interés