Analistas

Medición del crecimiento económico regional

Los actores locales están asumiendo el cuidado y seguimiento de la actividad económica de sus regiones con mucho mayor liderazgo que en el pasado. Ejemplo de ello son las narrativas regionales, la estrategia de desarrollo de clusters y el desarrollo de sofisticados sistemas de medición como el Imae, indicador mensual de la actividad económica, que se tienen en el Valle del Cauca. Todos ellos les están dando herramientas de dinamización y seguimiento de la economía en su región.

En el Valle, el liderazgo que ha asumido la Cámara de Comercio de Cali, en compañía de otros actores regionales, es formidable. Han montado una inspiradora campaña, se trata de una estrategia narrativa de competitividad: Un Valle que se atreve. En ésta se identificaron cinco fortalezas “en las que se fundamenta la hoja de ruta que el Departamento deberá seguir en los próximos cuatro años con el objetivo de mejorar su competitividad, aumentando las oportunidades de crecimiento empresarial, mejorando las condiciones de vida y generando un mayor acceso a oportunidades para sus habitantes”.

De otra parte, se han hecho consensos para determinar los clusters donde los distintos actores sociales pueden focalizar esfuerzos, y en el caso del Valle se han determinado seis: Bioenergía, proteína blanca, excelencia clínica, macro snacks, sistema de moda, y belleza y cuidado personal. Estos acuerdos logran articular a todos los actores económicos y sociales de una manera muy eficiente. Los clusters incentivan la productividad. En fin, focalizan la región.

El otro instrumento es el de seguimiento de las economías regionales. Entre la Javeriana Cali y el Banco de la República se desarrolló el Imae que aporta información mensual sobre el estado general de la economía del Valle y permite estimar una tasa de crecimiento del PIB del departamento antes que el Dane publique las estadísticas oficiales. Estamos hablando de casi un año de diferencia. Es la información “en tiempo real”, así, las empresas, consumidores y entidades públicas pueden disponer de una información sistemática de cómo va la economía del Valle. Ello permite tomar decisiones de manera más rápida y contundente, especialmente ante eventos de aceleración o estancamiento. Hasta el momento, el Valle es el único departamento que cuenta con un indicador de estas características. Ya el de Norte de Santander está comenzando el proceso de análisis de sus fuentes de información para el desarrollo del indicador con el acompañamiento de la Javeriana Cali.

Para estimar el Imae se consideran doce variables mensuales, relacionadas directa o indirectamente con la actividad económica del departamento, tanto de la producción y los sectores, como desde el lado de la demanda; por ejemplo, el índice de producción industrial, los despachos de cemento o el índice de confianza del consumidor. Las 12 variables se agregan en un solo indicador a partir de emplear unas ponderaciones, las cuales se estiman por métodos econométricos. Una de las ventajas de la metodología es que no trabaja con ponderaciones fijas, sino que se actualizan cada trimestre y se van adaptando a los cambios estructurales y coyunturales que estén ocurriendo en la economía. Hasta cierto punto el Imae es resultado de un proceso de innovación, dado que el punto de partida de la metodología considera modelos que usualmente se emplean a escala macroeconómica, pero que para el Imae se adaptaron con el objetivo de ser aplicados a escala regional.

Tal es la rigurosidad del Imae que en reciente medición que hizo el Dane del crecimiento en el departamento del Valle, su revisión y posterior corrección fue advertido por los resultados del propio Imae. Esta es una valiosa herramienta que tienen las regiones para mantener una posición crítica de las estadísticas nacionales.

Las economías regionales comienzan a tener verdaderos dolientes, que con instrumentos modernos de planeación y seguimiento les dan un papel protagónico a las regiones en sus propios destinos.