Analistas

Encuesta pyme, luces y sombras

GUARDAR

La interesante encuesta sobre la dinámica de las pyme que hace regularmente Anif, y cada año con más aliados regionales, da una interesante foto de sobre las pequeñas y medianas empresas, que es bueno recordar, generan una porción importantísima del empleo formal en el país. Aquí encontramos luces y sombras.

De una parte, una gran oportunidad de las Cámaras de Comercio por ser el nodo de encuentro de las pymes con la institucionalidad. La buena dinámica que existe en buena parte de las Cámaras de Comercio se ve reflejado en el nivel de afiliación que llega a nivel promedio entre los distintos sectores: industrial, comercio y servicios, de un poco más de 95%, es una excelente noticia. Como bien lo anotaba el Presidente de Confecámaras, Julián Domínguez, las Cámaras tienen un rol central de agentes de desarrollo local.

Mientras que la afiliación a otras asociaciones o gremios es muy pobre. La vinculación con las Cámaras es alta y hay que aprovecharla, otorgándole una mayor pertinencia y contundencia en sus servicios a las pymes.

En un segundo lugar, los procesos de articulación de las pyme con las universidades, centros de desarrollo tecnológico y grupos de investigación son nulos o paupérrimos, en el mejor de los casos. El sector servicios que es el que expresa mayor relación, solo lo hace en 5%, en el industrial, que uno creería que podría tener mayor acercamiento, solo marca 3%. La única ciudad que muestra una vinculación importante es Pereira con 27% en el sector industrial. Valdría la pena analizar este caso de éxito. Las universidades han realizado grandes inversiones para crear y sostener centros de emprendimiento e innovación, laboratorios de fabricación digital y diseño.

Para destacar tenemos muchos ejemplos, como el de Eafit en Medellín, los de Javeriana Cali, Uniandes, entre otros. La verdad es que no estamos poniendo en contacto suficientemente a nuestros estudiantes con la realidad empresarial del país. Un pacto con las universidades podría generar un salto cualitativo en el campo de la articulación con las pymes, ya que, una de las preguntas sobre acciones futuras de mejora que cayó, fue la variable de lanzamiento de nuevos productos. En este frente la alianza Universidad-Pyme, podría ser revolucionario.

Un tercer punto que nos llamó la atención no es tan positivo. Es una sombra que nos debe poner sobre aviso de nuestra ética empresarial. Y no se trata del lío de la corrupción tan conocido en nuestro medio. Sino el de la discriminación e inequidad. En un módulo adicional que tuvo esta versión de la encuesta, preguntaron sobre la vinculación de venezolanos. Y allí quedó de manifiesto que un poco más de 30%, en las empresas donde hay trabajadores venezolanos, ganan menos que sus pares colombianos. Este es un oportunismo que juega con la necesidad de los migrantes y que viola la Constitución y las normas laborales, pero especialmente que pasa por encima de una ética. En la tradición judeo-cristiana, la atención al “forastero” es una de las categorías más exigentes donde el amor se debe manifestar, y no propiamente el oportunismo de conseguir mano de obra barata.

Un cuarto punto tiene que ver con la baja preocupación en las pyme sobre la cuestión ambiental, si bien en la encuesta se hace la pregunta por certificaciones en este campo, la respuesta es muy baja. Solamente 6% en promedio respondió que como acción de mejoramiento tienen previsto obtener una certificación. La preocupación por el crecimiento verde y el cuidado del medio ambiente todavía debe bajar más al sector productivo. Pues es una responsabilidad de todos y no de unos pocos ecologistas.
La encuesta tiene información valiosa y útil para que el nuevo gobierno, para que, en articulación con los municipios y departamentos, pueda potenciar la política y lograr así una importante focalización en las pyme como impulsoras del crecimiento.

GUARDAR
MÁS LR

Agregue a sus temas de interés

MÁS LR

Agregue a sus temas de interés