.
Analistas 10/03/2021

La participación de la mujer en las sociedades

Juan Pablo Liévano Vegalara
Superintendente de Sociedades

En el último estudio de la Superintendencia de Sociedades de participación de mujeres en las sociedades se puede concluir que se les exige mucho, pero se les da poco. De hecho, su participación en cargos directivos se mantiene en niveles inferiores a los deseables y, sobre todo, a los que merecen y son convenientes.

El estudio se realizó sobre 4.321 sociedades y compara la información de 2017, 2018 y 2019, en lo referente a la participación en juntas directivas, representación legal, revisoría fiscal y contabilidad.

Los resultados no son buenos y deben mejorar en juntas directivas y representación legal. Respecto a las sociedades con juntas directivas, solamente se presentó una participación de 23,61% para 2019, aun cuando el indicador de 2017 era 23,01%, es decir un crecimiento de 0,6 puntos porcentuales en dos años. Por otro lado, los números indican que entre más grande sea la sociedad menor es la participación de mujeres. Así, en 2019, para sociedades grandes la participación fue 22,6% y para pequeñas 26,53%. Por el contrario, los resultados indican que las mujeres están a la vanguardia del gran sector de la micro empresa, conforme a que la participación en juntas directivas fue 52,63%.

Respecto a la participación de la mujer como representante legal principal, esta se ubicó solamente en 17,40% para 2019, aun cuando el indicador de 2017 era 15,67%, es decir la participación creció 1,73 puntos porcentuales en dos años. Igualmente, entre más grande sea la sociedad menor participación de mujeres, conforme a que en sociedades grandes la participación era 16,80% y en pequeñas 20,34% y, nuevamente, ocurre lo mismo con la micro empresa, pues la participación fue mayor y se ubicó en 33,33%.

El estudio también midió la participación de la mujer como revisora fiscal y contadora. En síntesis, los resultados son los esperados. Para 2019, 49,46% de sociedades con revisoría fiscal contaban con una mujer como revisor fiscal y 65,75% de sociedades tenían a una contadora mujer. Los resultados son los esperados por cuanto las mujeres han tomado en los últimos años un rol preponderante en la ciencia contable, dada cuenta su capacidad innata de organización y la percepción de mayor dedicación al trabajo y honestidad.

Para que los interesados puedan revisar las cifras y sacar sus propias conclusiones, por cuanto el estudio contiene información segmentada por sectores y regiones, el mismo se encuentra en el siguiente link: https://www.supersociedades.gov.co/Noticias/Publicaciones/Revistas/2021/Informe-Especial-Equidad-de-Genero-en-las-Sociedades.pdf.

Ahora bien, siempre he sostenido que las juntas directivas deben estar conformadas por personas jóvenes, maduras y experimentadas, por abogados, contadores, ingenieros y de otras profesiones con conocimiento técnico y transversal y, por supuesto, por hombres y mujeres. Las juntas directivas deben conformarse usando la receta perfecta de la diversidad para poder analizar los negocios y sus complejidades desde muchos puntos de vista. La diversidad de voces y experiencias genera una sana diversidad de ideas, lo cual permite conocer y entender adecuadamente los mercados, los clientes, los riesgos y, en general, las peculiaridades del entorno, todo ello para hacer una sintonía fina de la estrategia y generar mayor valor agregado y rentabilidad.

En el caso de la participación de las mujeres en juntas directivas, resulta de especial importancia su aguda naturaleza para observar el entorno en conjunto y visualizar situaciones más allá de lo coyuntural, así como su mayor capacidad para realizar una amplia socialización de los asuntos para asegurar un mejor proceso de toma de decisiones.

De hecho, lo que resulta adecuado, más no sorprendente, para soportar lo anterior, son los resultados de rentabilidad en términos de ROA de sociedades que cuentan con una o más mujeres en sus juntas directivas, según el estudio de la Superintendencia. Así, sociedades con una mujer en la junta directiva tienen 2.7 puntos porcentuales más de rentabilidad que aquellas que no tienen alguna mujer dentro de sus órganos decisorios. Dicha diferencia en rentabilidad se incrementa a 7.2 puntos porcentuales cuando hay más de dos mujeres en las juntas directivas.

Para concluir, el mensaje y recomendación de la Superintendencia para las sociedades del país es incrementar la participación de mujeres en las juntas directivas y la representación legal. Las mujeres no son el sexo débil, son el sexo de las oportunidades y de la rentabilidad para las sociedades. Débiles y desconocedores de la realidad, quienes se privan de su participación, pues no entienden que las mujeres en las sociedades generan valor agregado y mayor rentabilidad.