Analistas 22/07/2020

Cinco razones para estar en Beps de Colpensiones

En Colombia se tiene o no se tiene una pensión, no hay punto medio. En el pasado quedaron los episodios cuando se otorgaban “medias pensiones”. El valor de la pensión mínima en nuestro país tiene un rango constitucional en el sentido que ninguna pensión puede ser inferior al salario mínimo. A partir del Acto Legislativo 01 de 2005 se marcó un hecho importante frente a las disposiciones del Artículo 48 de nuestra Constitución Política que define la configuración del derecho a una pensión. Desde entonces se pueden otorgar Beneficios Económicos Periódicos (Beps), inferiores al salario mínimo para las personas que no logren las semanas o el capital suficiente para acceder a una pensión mínima.

Desde 2015 ha sido Colpensiones, la entidad encargada de operar esa disposición constitucional de administrar el mecanismo de los Beneficios Económicos Periódicos, conocidos con la sigla de Beps. La gestión de Colpensiones se divide en dos frentes: el primero es el de ofrecer facilidades de ahorro a quienes no tienen un trabajo tradicional con ingresos superiores al salario mínimo. Y el segundo, brindar un ingreso vitalicio para quienes no alcanzan a obtener el derecho a una pensión. Hoy en día en todo el territorio nacional son 1,4 millones de vinculados que ahorran en Beps y 27.000, las personas mayores que ya gozan de un ingreso vitalicio.

El quinto aniversario de Beps nos da la oportunidad para tener en cuenta las cinco razones para estar en Beps de Colpensiones, fruto de las lecciones del camino recorrido:

Primero. El ahorro para tener una protección económica durante la vejez es totalmente flexible. Los aportes a Beps pueden hacerse en cualquier momento, no generan deuda como pueden hacerlo las cotizaciones a pensión. Desde $5.000 se puede aportar una o varias veces al día, al mes o al año. No hay una fecha puesto que está diseñado para quienes tienen ingresos sin una frecuencia determinada. Colpensiones dispone de cerca de 35.000 puntos de recaudo a lo largo y ancho del país y prácticamente están en cualquier esquina.

Segundo. Mientras se ahorra se tienen unos beneficios muy importantes. El ahorro en Beps tiene una rentabilidad muy estable, conservadora y garantizada por el Gobierno Nacional que va acompañada por la inflación, es decir, que el ahorro no pierde valor en el tiempo. Colpensiones no cobra un solo centavo de administración por gestionar los ahorros de la persona. En cambio, la comisión por administración por cotización a pensión en un fondo privado puede llegar a ser hasta de 12,5% de la transacción. Además, quienes logran un mínimo de transacciones o un mínimo de ahorro reciben un seguro que les otorga una indemnización por fallecimiento, amparo exequial o discapacidad.

Tercero. Una vez llegamos a ser personas adultas, superando la edad de retiro nos encontramos con que no logramos alcanzar el derecho a una pensión como constitucional y legalmente está definida. De hecho, la cobertura pensional en Colombia llega a 25% de los adultos en edad de pensión. La buena noticia es que no todo está perdido en materia de tener un ingreso seguro hasta el último día de nuestras vidas y, sobre todo, garantizado por Colpensiones. Beps es el único mecanismo que no es una pensión, pero que otorga un ingreso vitalicio a quienes ahorraron por sus propios medios o lograron cotizar para pensión con una administradora pública o privada.

Cuarto. El Gobierno Nacional reconoce un beneficio de 20% sobre el valor ahorrado. El cual, tiene dos objetivos implícitos, siendo el primero el incentivar y premiar el esfuerzo individual de ahorro para el retiro en el mediano o largo plazo. El segundo, es incrementar la suficiencia del ingreso vitalicio para que aquellos que hayan logrado cierto nivel de ahorro puedan tener un retiro con una anualidad pagadera con 20% adicional. Ninguna otra entidad le va a reconocer tremenda proporción por el ahorro para la vejez.

Quinto y último. El pago de los Beps es de tipo anualidad vitalicia. Lo que quiere decir que una aseguradora es la encargada de hacer los pagos, como su nombre lo indica, para toda la vida. No interesa si el valor proyectado de duración de su ahorro durante sus días de adultez se agota, la aseguradora le va a pagar su dinero hasta el último día de su vida. Es importante reconocer que Colpensiones nunca le ha fallado en el pago del ingreso a quien tiene derecho, y los Beps no son la excepción.