Analistas

Competitividad sin controles

GUARDAR

Juan Miguel Durán Prieto Presidente de Colfecar

Una economía competitiva, creemos, es una economía productiva. Y la productividad conduce al crecimiento, que permite niveles de ingresos más altos, y es de esperar, a riesgo de sonar simplista, a un mayor bienestar social.

Nuestro país fijó los lineamientos para la competitividad del transporte de carga a través del Conpes 3527 de 2008 y en su plan de acción para la infraestructura de logística y el transporte acogió temas claves.

Por ejemplo, la promoción de sistemas eficientes de prestación de servicios de transporte de carga en lo referente a regulación del transporte de carga, el desarrollo de acciones relacionadas con los corredores de comercio exterior con una visión de mediano y largo plazo, y un ejercicio explícito de planeación como parte de una política de Estado.

En lo referente a la Política Nacional Logística, encontró la necesidad del fortalecimiento de la institucionalidad encargada de la logística y la infraestructura del transporte en los corredores de comercio exterior, para que se garantice eficiencia en el proceso, coordinación entre los agentes y la integralidad de las acciones.

Concomitantemente, acaba de expedir un nuevo documento Conpes donde fija la Política Nacional Logística, determinando la creación del entorno institucional necesario, la generación de información logística, la creación y articulación de corredores logísticos, la promoción del uso de las TIC al servicio de la logística y el fomento de la provisión de servicios de calidad en logística y transporte.

Esperamos que l sector transporte de carga, quien es actor principal dentro de la cadena logística, tenga asiento en las mesas que se formulen para su puesta en funcionamiento. Cabe recordar que el Gobierno, mediante el Plan Maestro Fluvial y el Plan Maestro de Transporte Intermodal, adoptó la decisión de aumentar la inversión en el mismo para desarrollar el transporte por modo fluvial y disminuir los costos logísticos.

En tal sentido, la inversión en esta modalidad y el desarrollo de este modo de transporte aumentaría significativamente la competitividad del país y en caso de desarrollarse, el flujo de carga se incrementaría y el transporte carretero pasaría a ser un modo para distancias cortas y mayor cantidad de viajes, por lo que mejoraría la eficiencia de este.

Sin embargo, para que el modo se desarrolle es necesario articularlo con el transporte carretero a fin de garantizar su eficiencia por lo que el desarrollo de ambos modos requiere de la coordinación entre sus respectivos actores de manera que puedan complementarse entre sí.

En lo referente al transporte férreo, igualmente podemos referir lo acaecido en los corredores que apuntan a mejorar la competitividad, tales como Bogotá - Belencito y La Dorada - Chiriguaná. A partir de estas movilizaciones, surge igualmente la necesidad para que se cierre la brecha en cuanto a la información de costos por modo.

Sin embargo, insistimos en la necesidad de avanzar a mayores velocidades en esta importante demanda mundial y para ello proponemos “un control de la competitividad”, que el alto gobierno se encargue de garantizar el avance y su seguimiento, que mida el impacto de hechos que se sobrevienen como cierres viales vs mayor inversión en más personas y horas extras en obras, restricciones y que en general, se frenen las divisiones que vayan en contra de la competitividad encontrando soluciones alternas con menores impactos.

Más columnas de este autor
LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.

GUARDAR
MÁS LR

Agregue a sus temas de interés

MÁS LR

Agregue a sus temas de interés