Analistas

Los retos en el turismo

GUARDAR

Colombia, desde hace varios años, viene apostando fuertemente por la generación de una marca país; “Colombia es pasión” fue el primer intento reciente; en el año 2005 se apostó por resaltar la diversidad cultural del país, generar publicidad y atraer inversores; tiempo después vino “la respuesta es Colombia”, tratando de posicionar al país en materia de biodiversidad, paz y centro de negocios.

La respuesta a dicho esfuerzo ha sido positiva; Colombia, según datos del Ministerio de Comercio, tuvo más de 6 millones de visitantes en 2017, aumentando 28% respecto al año anterior, y siendo, según la viceministra de Turismo, el segundo ingreso de divisas al país. Todo este trabajo ha sido acompañado por una inversión hotelera.

Según el estudio Country Brand Report América Latina 2017, Colombia está en el décimo puesto en América; los valores que más se resaltan son su patrimonio cultural, el turismo que se puede realizar y la posibilidad de hacer negocios. Si bien todas estas noticias son positivas, los retos que todavía le esperan a Colombia son inmensos.

Una marca país debe tener elementos motivadores que permitan promover al país en algún aspecto, cada vez más específico y de ello sacar algún tipo de negocio; dicha singularidad debe llevar al extranjero a preferir este país y a obviar otro. Colombia aún no tiene un símbolo que la represente, una torre Eiffel, una Plaza de Mayo o un Obelisco distintivo. La marca ha intentado potenciar la biodiversidad y posicionar algunas ciudades como negocio, pero la realidad es que la falta de infraestructura, torpedea el desarrollo de un ecoturismo sostenible.

El nicho de negocios se ha intentado potenciar en Bogotá, sin embargo, a la ciudad le hace falta calidad de vida y un plan específico, como señala el informe; en estos aspectos aparece muy por debajo de la región.
Otro aspecto a mejorar: falta tecnicismo en la labor del turismo. Los profesionales en materia hotelera vienen de otros campos y las universidades todavía están muy lejos de ser escuelas de formación de categoría mundial, como se encuentran en Suiza, aunado al grave problema del bilingüismo; un extranjero que llega a Colombia tiene verdaderos problemas para comunicarse en otro idioma en algunos hoteles y en gran parte de la oferta de comercio.

Países como Australia y Perú identificaron sus problemas y se centraron en un nicho. El primero, con Australia Unlimited, se posicionó como un sitio urbano, cosmopolita, tolerante y con una geografía única. Perú, por su parte, se volvió una potencia en materia gastronómica; hoy en el ranking aparece de quinto en América.

Colombia debe encontrar su segmento, generar una marca que pase por todas las ciudades, por la industria hotelera y el comercio. Solo así será un ingreso importante en la economía y con el tiempo se borrará tanta leyenda negra en torno al narcotráfico y la inseguridad.

GUARDAR
MÁS LR

Agregue a sus temas de interés

MÁS LR

Agregue a sus temas de interés