.
Analistas 17/06/2022

Calentar puesto

Juan Manuel Nieves R.
Estudiante de Comunicación Política

Ad portas de un cambio de gobierno, ya varios hablan de los retos del nuevo gobierno, sin duda el tema económico será protagonista con el de la protesta social, pero ¿Cuáles son los retos del funcionario
público después de la pandemia?

En el 2019, el país venía por buen camino, la inflación estaba en el 3.9%, el PIB en el 3.2%, los hogares venían jalonando el consumo con un 4.6% y lo más preocupante era el desempleo con un 10.9%; en
medio de todo el panorama era esperanzador. Al llegar el Covid 19 todos los países tuvieron que improvisar.

Los principales retos que asumió el gobierno fue el de digitalización; en su momento según el Min Tic, se contaban con cerca de 7 millones de personas con internet fijo y alrededor de 29 millones de personas con internet móvil, así que la presidencia tuvo que hacer un esfuerzo enorme para seguir funcionando, y lograr funcionar de manera virtual, a su paso 1305 trámites se volvieron 100% online y más de 5000 se podían adelantar con algún tema virtual.

La regulación normativa hubo que expedirla, llegó el decreto legislativo 491 de 2020 en donde entra a funcionar la virtualidad y diversos procedimientos incluyendo los judiciales entraban en este programa.

Según encuestas el 80% de las personas se sentía trabajando mejor desde la casa e incluso el 41% se sentían más productivos. El reto de la salud pública llegó con la vacunación y de alguna manera la virtualidad del gobierno supo sortear las dificultades y hoy muchos de esos trámites virtuales afortunadamente se mantienen.

En medio de esta crisis, los casos de corrupción volvieron a ser protagonistas con la expedición del estado de emergencia que posibilitó la contratación directa para determinados productos. Fruto de eso dos mandatarios fueron sancionados y hoy cursan diversas investigaciones.

Con este breve recuento se concluye que los dos grandes retos a los cuales se enfrentan los funcionarios son: la productividad y la corrupción.

La productividad aumentó con la virtualidad, un caso concreto es la rama judicial, sin embargo, según encuesta de Microsoft, los jefes consideran que no se es productivo desde la casa, al contrario de lo que consideran los empleados, esta dicotomía hace que muchas empresas estén volviendo a perder tiempo en trancones, restando oportunidad a la virtualidad. Este tema debe ser evaluado a profundidad, un mundo conectado no necesita empleados calentando puestos.

El segundo reto es el más difícil de combatir, la corrupción en el funcionario público no pasa solo por la apropiación del dinero sino por los diversos contratos públicos en donde el trabajo brilla por su ausencia, en la actualidad aun pululan diversos funcionarios en donde el mérito es ser amigo del director o incluso cantante o músico, con lo cual no desempeñan ninguna función distinta a la de amenizar alguna reunión privada que tenga el funcionario a cargo. Normalizar el calentar puesto o contratar al compadre deben ser retos posibles de
superar, se puede ser mejor, pero hay que comenzar.

Conozca los beneficios exclusivos para
nuestros suscriptores

ACCEDA YA SUSCRÍBASE YA