Analistas

El efecto de la nube en esta década

GUARDAR

Juan Manuel Mesa Gerente Oracle Colombia y Ecuador

Desde hace una década se dice que la nube nos ha cambiado. Tenemos acceso en tiempo real a datos e información, vivimos conectados y producimos comunicaciones más rápidas. Pero la nube también se ha transformado. La nube de primera generación se construyó con tecnología de hace décadas. Y la nube de los últimos años ha experimentado avances con el poder de tecnologías emergentes como la Inteligencia Artificial, Blockchain, Realidad Aumentada o el Internet de las Cosas.

Actualmente, las empresas ven a estas herramientas como alternativas para sus negocios. Según IDC, para 2025 más de la mitad de las empresas incorporará inteligencia artificial en sus operaciones; y en 2024, más de 35% de las interacciones de los usuarios será a través de asistentes digitales. Por esto es importante entender qué viene en esta década. Lo primero, el 90% de las tareas de gestión de datos será completamente automatizada. Los profesionales de IT se liberarán de tareas administrativas para desarrollar aplicaciones analíticas y proponer nuevos productos con base en datos. Debido a esto, la demanda de científicos de datos aumentará, pero para 2025 no habrá suficientes. Además, el auge de la inteligencia artificial creará nuevos empleos aún no inventados: robots actuarán como empleados, por lo que los líderes deberán analizar cómo potenciar la colaboración entre máquinas y humanos.

Por otro lado, los procesos comerciales automatizados permitirán crear interacciones más personalizadas. Para 2025, 80% de las ventas se automatizará permitiendo que los profesionales se centren en la construcción de relaciones y la participación del cliente. La Inteligencia Artificial será un actor clave. El 100% de las aplicaciones empresariales la incluirá de alguna forma. Estos avances impactarán en todo el negocio, ayudando a los ejecutivos a obtener una mejor comprensión de las operaciones, empleados, mercados y clientes.

Otro tema será la construcción de ciudades inteligentes. El 80% de las principales ciudades usará Internet de las Cosas para mejorar la experiencia de los ciudadanos. Se utilizará machine learning para recopilar y analizar datos de las ciudades.

La seguridad no puede faltar. Habrá 600 veces más datos confidenciales compartidos en la nube y un aumento en las amenazas. Los ciber crímenes serán más sofisticados, por lo que será primordial garantizar la seguridad de datos y sistemas. Para 2025, 80% de los ataques vendrá de una fuente interna. La forma más confiable de combatir estas amenazas será con tecnologías autónomas que desplegarán automáticamente parches y validar la integridad del sistema 24/7.

El 80% de los datos estará vinculado a cosas en lugar de individuos. Al vincular datos adicionales con una identidad, los profesionales de ciberseguridad -con ayuda del machine learning e Inteligencia Artificial - podrán predecir comportamientos y patrones que revelen amenazas e identificar de forma autónoma actividades sospechosas.

Las tecnologías emergentes serán las protagonistas de la década. Los algoritmos de IA eliminarán la necesidad de tomar decisiones humanas por completo; las interfaces de realidad virtual (VR) y de realidad aumentada (AR) permitirán experiencias más inmersivas para los usuarios; los asistentes controlados por voz podrán buscar información del producto e informar hitos de producción, entre otras cosas. Y el Blockchain permitirá la transferencia de datos digitales con una codificación que garantizará la integridad de los mismos, así como su trazabilidad y confiabilidad. Con todo esto en mente, bienvenidos a la década de las nuevas tecnologías.

Más columnas de este autor
LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.

GUARDAR
MÁS LR

Agregue a sus temas de interés

MÁS LR

Agregue a sus temas de interés