Analistas

UFF que deuda tan grande

Encuentre aquí el audio de esta columna

Las telecomunicaciones móviles tuvieron el mayor encuentro de la industria en Barcelona, con nuevos lanzamientos inesperados como los casos de Nokia y BlackBerry. Se corrobora que el mercado móvil mundial vive en continua turbulencia. Nuestro país no se queda atrás, Colombia tiene su propia turbulencia. A mitad de semana el Superintendente de Industria y Comercio tuvo que intervenir en un pleito entre el operador móvil virtual UFF y el operador Tigo-Une, que le provee su red. Uff llevaba nueve meses sin pagarle a Tigo la capacidad contratada, y puso en riesgo el servicio para 117 mil usuarios. Cuando un usuario pospago (en cualquier operador) deja de pagar, en menos de 30 días el operador corta la señal. Tigo tuvo demasiada paciencia. Es normal ver en el mundo operadores móviles virtuales que dejan de pagarle a los establecidos para cambiar el contrato, pero es la primera vez en Colombia que se llega a esos niveles de cartera vencida. Uff debe más de 5,000 millones de pesos a la fecha. Con los buenos oficios del Superintendente, se logró llegar a un acuerdo de pago, con un Patrimonio Autónomo administrado por una fiduciaria externa. En los próximos 90 días supuestamente UFF se va a poner al día.

Cuando parecía que el escenario se estaba calmando con el acuerdo de pago, se conoció en las últimas horas la renuncia del director de Asomóvil, Sergio Gonzalez, quien le dio una entrevista a nuestro diario a mitad de semana, horas antes de dimitir (Ver entrevista 1). Asomóvil, conformada por los tres operadores Claro, Tigo y Movistar, canceló el contrato de varios de sus profesionales y se va a reducir a un pequeño gremio con no más de tres funcionarios, que ahora le van a reportar a los vicepresidentes legales de las compañías y no a los presidentes como venía sucediendo. Al no haber una gran agenda regulatoria conjunta, las compañías prácticamente van a trabajar cada una en sus intereses particulares. En la entrevista de González a LR, se expresan inquietudes que existen, justamente sobre decisiones que ha tomado la autoridad regulatoria con respecto a los móviles virtuales.

La Comisión de Regulación de Comunicaciones CRC busca promover y aumentar la competencia en el sector y atacar el grave problema de la concentración del mercado. En los últimos años se ha aumentado el número de operadores, pero los virtuales al ser empresas que buscan nichos de mercado, no han logrado disminuir niveles de concentración. Las nuevas resoluciones 5107 (Ver pdf 2)  y 5108 (ver pdf 3) de 2017 dan a los operadores móviles virtuales mayor capacidad para competir. La mayor opción la va aprovechar probablemente Virgin, que tiene una alta participación del mercado virtual. Se habla de al menos tres compañías externas que quieren ingresar al país.

La realidad del mercado, dicho por la misma entidad, es que hay problemas de competencia por la concentración de un operador dominante. El Superintendente de Industria y Comercio expresó que en los mercados a veces se crean condiciones de competencia “parasitaria” y no actores que buscan una efectiva rivalidad.  También se debe avanzar en convergencia regulatoria, pues en este mercado cualquiera de esas empresas está vigilada simultáneamente por la CRC, la SIC y la ANTV. La OCDE, que es el club internacional al que Colombia quiere ingresar, pide que haya un solo regulador. La CRC es el llamado a retomar ese papel y liderar la convergencia en el mediano y largo plazo. El MinTic ya observó el fenómeno y está trabajando en un plan de convergencia, del cual todo el mercado espera luces. El mensaje de cambio en Asomóvil también es contundente, seguro en el futuro deberá existir un gremio con empresas no solamente móviles, sino de todos los servicios.  La convergencia también se da en esas compañías. El 2017 no será un año fácil, pues los operadores deben seguir invirtiendo y la coyuntura económica no ayuda. UFF y Asomóvil son apenas el comienzo de esta nueva turbulencia.