Analistas

Nuevo SIC listo para “despegar”

 

Durante la semana que termina hoy, varios usuarios se quejaron en las redes sociales de una anomalía que, al parecer, viene ocurriendo con la famosa agencia de viajes virtual Despegar.com. Despegar es una agencia de viajes con comercialización en Estados Unidos y 20  países de América Latina. En la página de los términos y condiciones, curiosamente aparece un atractivo “gancho” de venta: “El mejor precio garantizado o le devolvemos la diferencia, GARANTIZADO!” Según la empresa, si usted “hace una compra y después encuentra una tarifa menor para el mismo vuelo u hotel, podría estar capacitado para recibir un cupón de hasta USD100 para utilizar en su próxima compra”.
 
Sin embargo, nunca se habla en toda la página de cuando las tarifas suben o cambian en contra de los intereses del usuario. Tampoco explican lo que es un usuario “capacitado”.
 
Las quejas se evidenciaron en casos de personas que pagaron y luego se quedaron esperando la confirmación del pago en sus correos. Por lo general, cuando un usuario compra un tiquete aéreo con tarjeta de crédito como medio de pago, recibe en cuestión de minutos un correo electrónico de confirmación del pago y los detalles del tiquete electrónico. Los usuarios al ver que no llegaba el registro, llamaban a la línea de atención al cliente y se encontraban con la siguiente sorpresa: el cupo aéreo existía pero con otra tarifa superior. Los agentes del call center, con excusas difíciles de entender, explicaban que el culpable al parecer es el sistema de información de la aerolínea.
 
El usuario, muchas veces por la urgencia o necesidad del viaje, termina pagando la tarifa superior. Si decide no tomar la tarifa y no viajar, viene el tortuoso proceso de pedir devolución de su dinero a la tarjeta de crédito. En resumen, una pesadilla que puede durar meses y que no necesariamente garantiza la devolución total. Marcela Osorio, que en twitter es @samaosre, evidencia el problema en sus trinos: “La semana pasada compro un tiquete ida y regreso Guayaquil-Bogotá, me dijo que estaba listo y al otro día llaman a decir que ya no hay ese vuelo, que solamente les quedaba uno que valía 100 dólares más. Si se hizo la reserva, debieron respetar el valor”. Diego Clavijo, en su cuenta @DiegoIClavijo, también denuncia: “Yo compré un vuelo internacional en una tarifa. A los dos días me llegó un correo diciéndome que era más caro. ¡Me enredaron!”
 
En el Decreto 3466 de 1982, la posible configuración de publicidad engañosa tiene la siguiente caracterización: “se considera engañosa toda información contenida en la propaganda comercial, marca o leyenda, incluida la presentación del producto, que de cualquier manera induzca a error o pueda inducir a error a los consumidores o personas a las que se dirige y que puede afectar su comportamiento económico.” Para la SIC, encargada de la regulación, la anomalía se configura cuando al consumidor le resulte prácticamente imposible diferenciar los cambios posibles de precios desde la publicidad. Si la decisión de compra se puede ver afectada, y la desinformación le induce fácilmente al error, existiría una sanción para la empresa responsable de la publicidad.
 
Hay múltiples ejemplos de sanciones por publicidad engañosa a operadores de telefonía móvil o almacenes de grandes superficies. En este caso, los cientos de usuarios que se han visto afectados por el mecanismo de la agencia de viajes virtual, alistan una serie de denuncias ante la SIC. Un interesante caso para que el recién posesionado superintendente, Pablo Felipe Robledo, pueda “despegar” en su cargo.
 
Ñapa: Es inaceptable que la nueva Reforma Tributaria incluya una rebaja de impuestos al sistema financiero, cuando los colombianos nos cansamos de leer en titulares de prensa que cada trimestre continúan las multimillonarias utilidades de los bancos. Difícil creer que el ahorro impositivo lo vayan a trasladar a una disminución en las tasas de los créditos. Mientras tanto todos seguimos pagando el 4 x mil que supuestamente era para “salvar” al sistema financiero en su momento.
 
Los bancos han pedido el desmonte y no se ha logrado. Ahora se viene una gran pelea con los operadores móviles por el costo del mensaje de texto para notificaciones financieras. Ojalá en ese “pulso” no se vean afectados los usuarios.