Analistas

Cristo NO paga

Desde hace una semana, cuando solo faltaban dos días para el plebiscito, el jugador de la Selección Colombia, Daniel Torres, sorprendió al país con una fuerte declaración en video en contra del presidente Santos y del proceso de paz. Torres, quien actualmente está contratado en el equipo Alavés de la liga española, expresó que el Acuerdo de Paz y el Plebiscito no iban por buen camino ya que no se había incluido en ellos a Jesucristo (Ver video 1). Un líder deportivo como él fue utilizado por un grupo de movimientos evangélicos y cristianos para exponer su abierta oposición al proceso y promoviendo el voto por el NO. 

La mayoría de los medios de comunicación y el país estuvieron pendientes de la reunión del miércoles entre Santos y Uribe. El reality de la semana, que comenzó en el set de Noticias RCN y culminó 24 horas después con la inédita foto, concentró la atención de los reporteros que cubren la información oficial de Casa de Nariño. El grupo político amplio que llegó con el expresidente Uribe, tuvo casualmente la presencia de un religioso que llevó su mensaje particular. La prensa no le paró muchas bolas al pastor cristiano protestante Gerardo Castellanos. Recordemos que Castellanos fue Representante a la Cámara también y fue el fundador de la Misión Carismática Internacional. 

Santos había recibido horas antes a un grupo de 14 iglesias que le recalcaron el mismo mensaje que llevó Castellanos. Las iglesias no católicas, movimientos cristianos y evangélicos no están de acuerdo con el documento que entregó el grupo de asesores del Ministerio de Hacienda para planificar la Reforma Tributaria. La recomendación le dice al Gobierno que se deben gravar las fundaciones sin ánimo de lucro, entidades educativas y religiosas. El grupo de iglesias considera que hay un desequilibrio frente a la estructura impositiva y ventajas que tiene la Iglesia Católica. Recordemos que desde el concordato de 1973 (cuando el Estado colombiano no era laico) y luego con los cambios al contrato que se hicieron en 1993 después de la constituyente (donde supuestamente el Estado ya es laico) la Iglesia Católica no ha pagado impuestos nunca en Colombia. Los analistas políticos calculan que en el voto por el NO están incluidos al menos 2 millones de cristianos y evangélicos que son muy disciplinados con respecto a las instrucciones que reciben de sus pastores.

Ante el Ministerio de Interior hay registradas actualmente en el país más de 4.000 iglesias, movimientos, sectas, y grupos religiosos con personería jurídica (Ver listado). Algunos de estos grupos son verdaderamente sorprendentes, ya que son simplemente instrumentos jurídicos para movilizar dinero y adquirir activos. Muchas de esas “iglesias”, como lo ha evidenciado el grupo de investigación de la Dian, han adquirido en los últimos años casinos, hoteles, parqueaderos, centros comerciales, apartamentos y flotas extensas de vehículos.  Hay otro grupo que se dedica a temas educativos y tienen colegios, universidades e institutos donde también se mueve mucho dinero, y no es clara la forma en la que se manejan los gastos administrativos o la reinversión de sus utilidades. La mayor preocupación de la Dian es el escandaloso nivel de manejo de efectivo y que en muchas ocasiones difícilmente pasa por el sistema financiero y los bancos. 

Los cálculos fallaron y ahora comienza a evidenciarse en Colombia una creciente tendencia de iglesias minoritarias con fuerte presencia en la política. El video del jugador es apenas el inicio de una batalla ideológica que también se evidenció con las marchas en contra de las cartillas de educación sexual hace poco. El presidente Santos debe estar arrepentido de haber subestimado el poder de los evangélicos y cristianos. Como dice el grupo argentino de humor Les Luthiers, en su parodia El Sendero de Warren Sánchez: “Es muy fácil obrar mal y luego arrepentirse, lo difícil es arrepentirse primero y luego obrar mal” (Ver video 2).