Analistas

Cómo lidiar con los impuestos

GUARDAR

Esta semana ya pasó la polémica nacional sobre la venta de Isagen, ahora la oposición de diferentes sectores políticos comienza dos frentes de batalla contra el presidente Juan Manuel Santos. Por un lado vendrá todo el debate de la conveniencia del Plebiscito por el “Si” o por el “No” alrededor del acuerdo final de paz que se debe firmar este año en La Habana. El otro tema, donde seguramente el gobierno recibirá críticas, señalamientos y su respectivo “palo”, es el de la reforma tributaria estructural que será presentada en la nueva legislatura al Congreso. El mensaje más negativo ya lo dio el mismo presidente, mostrando mayor preocupación e indignación por la filtración del documento de recomendaciones que por el contenido de las propuestas, donde el gobierno ha dicho que no es la posición oficial (todavía). No me cabe la menor duda que alguien dentro del mismo gobierno envió la información a la prensa para generar este ruido, que era inevitable que se diera, y ojalá el debate nacional sea bien amplio y no algo trivial. Increíble que Santos viniendo del periodismo todavía sea ingenuo en creer que temas como ese no se van a filtrar a los medios.

Dentro de las recomendaciones de los expertos para la reforma, se incluyen cuatro ingredientes fundamentales, para no entrar a hablar de los detalles técnicos y de casos puntuales. El primer elemento sensible es el inminente aumento del IVA, el segundo es la disminución de la base gravable para personas naturales (es decir nuevos declarantes), el tercero son las entidades sin ánimo de lucro y fundaciones, y por último la unificación de impuestos como CREE y Renta para personas jurídicas.

En el caso del IVA, la comisión de expertos busca subir tres puntos porcentuales para llegar a 19% y gravar una cantidad de productos que hoy están en cero subiendo a 5%. Este aumento en tasa, nos lleva a analizar el concepto de Curva de Laffer, creado por el economista norteamericano Arthur Betz Laffer asesor económico del presidente Ronald Reagan en la década de los 80. La idea de esta curva es encontrar el nivel impositivo óptimo para maximizar el recaudo de un estado. La curva va sobre un eje de 0% a 100% de tasa de impuestos, en donde ambos extremos de tributación tienen cero recaudo, pero en algún porcentaje entre esos dos se encuentra el máximo nivel. A partir de ese porcentaje en adelante lo paradójico es que el estado empieza a ver recaudos decrecientes. (Ver gráfico 1)

Traigo este concepto netamente académico, pues creo que Colombia ya está cerca del nivel máximo en su Curva de Laffer. El aumento de IVA a 19% va a generar varios efectos en el mercado, entre ellos, menor recaudo, mayor inflación y se va a generar un estímulo a mayor informalidad de cierto tipo de comerciantes. Los expertos olvidaron calcular la elasticidad precio de la demanda en la mayoría de productos, que al tener un mayor impuesto van a disminuir su volumen, de pronto dejando al Estado con menos ingresos por IVA. A mi gusto yo reduciría el IVA a tarifas de 10% o 12% para generar (al revés) un estímulo a ciertas industrias y posiblemente aumentaría el recaudo vía volumen y no vía precio.

Es claro que para el gobierno es más fácil tocar el IVA que afecta a todas las personas naturales, que tocar la Renta que impacta principalmente a los empresarios. El grave problema es que un aumento de IVA disminuye el consumo y genera  inflación, nada menos alejado de lo conveniente para estas épocas que decisiones macroeconómicas que nos lleven a un posible escenario de inflación de doble dígito con un consumo y una demanda ralentizados. Lo que necesita el país es activar el consumo y la industria. Insisto en que deben buscar es bajar impuestos para nuevos empresarios, activar mecanismos de estímulos para quienes apuesten por generar empleo. Ojalá  tengan en cuenta las opiniones de otros diferentes a la comisión de expertos. 

GUARDAR
MÁS LR

Agregue a sus temas de interés

MÁS LR

Agregue a sus temas de interés