Analistas 27/06/2020

TikTok: otro enemigo invisible

Cuando la campaña de reelección del Presidente Donald Trump anunció el pasado 11 de Junio el regreso a las actividades públicas que estuvieron paralizadas durante los últimos tres meses por causa de la pandemia del Covid-19, no se imaginaron que se iban a enfrentar con otro enemigo que al igual que el causante de la pandemia, se estaba propaganda de manera viral. El primer acto para reanudar la campaña se organizó en la ciudad de Tulsa, Oklahoma, un lugar

históricamente relevante dentro del contexto actual y de las recientes protestas en contra de la brutalidad policial, debido a que allí, en 1921 sucedió un episodio trágico de racismo que dejó un rastro de muerte y destrucción en un próspero barrio de población negra.

A las pocas horas de anunciarse, que para asistir en persona al “rally” en Tulsa era necesario reservar boletas a través de la página de internet de la campaña, se empezó a cocinar un movimiento viral de magnitudes inesperadas en redes sociales pero particularmente en la plataforma TikTok. A partir de un video corto publicado por la señora MaryJo Laupp donde invitaba a mas personas a reservar puestos, no asistir y generar que el estadio estuviera vacío, se inició una campaña viral de gran magnitud. El plan funcionó a la perfección y solo un 30% de los asientos del estadio fue ocupado durante el evento, generando una fuerte molestia al Presidente Trump que se evidenció en su discurso.

Lo sucedido en Tulsa hace pensar que Tiktok, un servicio digital que permite compartir videos cortos y que es operado por la compañía china Bytedance, se convertirá en una herramienta clave para anunciantes y políticos en los próximos meses. Los números lo demuestran de manera clara, TikTok ha sido la aplicación mas descargada en teléfonos móviles durante los últimos meses destronando a WhatsApp y siendo superada sólo por la aplicación de videoconferencia Zoom durante Marzo de 2020 a causa del incremento en tele-trabajo por efecto de la pandemia.

TikTok es sin lugar a dudas un fenómeno mundial en términos de adopción particularmente por el segmento de adolescentes y adultos jóvenes (16 a 24 años) de donde provienen mas del 60% de sus usuarios. El gran éxito de esta plataforma se debe a la autenticidad que propone junto con las múltiples formas de generación de contenido que se sienten más cercanas a los usuarios y más reales, sin mayor montaje o producción. TikTok pareciera haberse convertido en la alternativa que estas nuevas generaciones estaban buscando como consecuencia del “cansancio digital” que han generado los contenidos de Instagram, donde usuarios del común, personalidades, celebridades y marcas hacen esfuerzos exagerados para mostrar fotos y videos con altos estándares de calidad y producción, generando en muchos casos una imagen de falsedad.

TikTok utiliza tecnologías avanzadas de aprendizaje de máquinas, inteligencia artificial y procesamiento de video para ofrecer a cada usuario sugerencias personalizadas de contenido. Este uso de la tecnología ha resultado ser tan efectiva que incrementa el tiempo de permanencia de los usuarios en la plataforma a niveles nunca vistos. Se calcula que en promedio los usuarios pasan 52 minutos al día en la aplicación, tiempo durante el cual ven más de 200 vídeos, incluidos los anuncios cuidadosamente dirigidos hacia su público objetivo.

Este fenómeno ha puesto a pensar a muchos ya sobre el surgimiento de un nuevo problema: “la adicción a TikTok”.