Analistas

Banca: la siguiente frontera de las redes sociales

GUARDAR

El anuncio de hace unos días sobre la autorización recibida por Facebook en España, para emitir, distribuir y reembolsar dinero electrónico, así como emitir y adquirir instrumentos de pago seguramente habrá tomado a varios banqueros e instituciones bancarias tradicionales por sorpresa. Esta licencia, inicialmente permitirá a los usuarios de la red social, realizar envíos de dinero persona a persona a través de Facebook Messenger, tal y como ya sucede en Estados Unidos. El ambiente de mensajería electrónica, donde ya se transan caricaturas, “emojis”, fotografías y música, tiene todas las posibilidades de convertirse en una plataforma para el intercambio de dinero entre sus usuarios, algo que aplicaciones como Paypal y Venmo han venido impulsando por muchos años, afiliando un usuario a la vez y sin el poderío de mercadeo y la masa crítica que tiene Facebook.

El esfuerzo de Facebook por entrar al mercado bancario se viene cocinando por varios años, es así como la red social contrató en 2014 a David Marcus, quien fuera el presidente de la división PayPal de eBay, para definir la estrategia de expansión de sus productos de mensajería hacia el campo de los servicios financieros. 

Antes de salir de PayPal, Marcus manejaba mas de US$180.000 millones en transacciones y su división representaba 41% de los ingresos de eBay. La estrategia de Marcus fue clara y luego de un par de años de arduo trabajo y “lobby”, en 2016, el Banco Central de Irlanda otorgó a Facebook, un pasaporte comunitario que le permite operar en toda la zona euro como entidad de dinero electrónico supervisada por las autoridades irlandesas. España es el país donde el servicio arrancará, pero es de esperarse que se extienda a toda la Unión Europea en cuestión de meses. Hay que recordar que Facebook también es el dueño de Whatsapp, lo cual inmediatamente abre las posibilidades de implementar el servicio de transferencia de dinero en uno de los mas grandes sistemas de mensajería electrónica del mundo en un abrir y cerrar de ojos.

Las transferencias de dinero a través de Facebook Messenger son gratis tanto para el emisor como para el receptor, aunque como todos sabemos, esa gratuidad de los servicios que ofrecen los proveedores de servicios de internet como Google, Yahoo y las redes sociales, al final tiene un precio al requerir que los usuarios le abran un poco más la puerta a su privacidad al ofrecer a Facebook todo su historial financiero. Facebook no solo sabrá las preferencias de los usuarios gracias a lo que leen y comparten, sino que además tendrá una información estratégica sobre el dinero que mueven, con quien transan y en que gastan.

Los más afectados en el largo plazo con la llegada no solo de Facebook, pero de otros jugadores del mundo digital al mundo financiero, son los bancos. El mercado que Mark Zuckerberg quiere capturar son las nuevas generaciones, los “millennials”, esos jóvenes que según indican los muchas encuestas, consideran mejor experiencia el ir al dentista que al banco.

El camino no es fácil para los nuevos entrantes en esta industria, sus licencias bancarias no les permiten la captación de dinero, por lo cual incluso para operar con Facebook el envío de dinero, se requiere que los usuarios tengan cuentas bancarias con tarjetas débito. 

Lo que es innegable, aunque todavía estamos al principio de esta revolución, es que sea cual sea la fórmula, las redes sociales y los medios electrónicos tendrán el dominio de las transacciones financieras y una compañía con más de 1.600 millones de usuarios, los cuales son clientes potenciales de los servicios financieros; que conoce una gran cantidad de información personal de los mismos y con una asombrosa capacidad de análisis de datos, segmentación y de estudio analítico del comportamiento de sus usuarios, se perfila como un serio competidor en el mercado bancario.

GUARDAR
MÁS LR

Agregue a sus temas de interés

MÁS LR

Agregue a sus temas de interés