.
Analistas 09/03/2021

Venta de café a futuro

Guillermo Trujillo Estrada
Asesorías Cafeteras LTDA.

La venta de café a futuro es un instrumento que además de ser utilizado por los exportadores de café y los compradores, constituye un papel de atractiva inversión en la bolsa de productos básicos.

Durante la gerencia de Gabriel Silva siempre se buscó la posibilidad para que los cafeteros disfrutaran este instrumento, que les permite estabilizar su ingreso. Porque, no debemos olvidar que hasta el año 2000 el precio interno era fijado por el Comité Nacional de Cafeteros, -en función de las finanzas del Fondo Nacional del Café, de la inflación, del valor de la cosecha para reactivar la demanda interna - y porqué no decirlo, muchas veces por razones políticas.

El instrumento permite que el cafetero se pueda acercar a su cooperativa y ofrecer el grano para entrega futura, generalmente entre seis meses y un año, y si encuentra atractivo el precio, adquiere el compromiso, garantizando de esta manera un ingreso que le sea rentable, sin correr el riesgo de lo que suceda con el precio en la bolsa de NY y con la tasa de cambio, determinantes del precio interno.

Sin embargo, a principios de 2020 el precio interno estaba alrededor de $850.000 por carga, y muchos productores firmaron contratos a futuro para realizar la entrega a finalizar ese año, a $950.000 y hasta $1.000.000. Si bien, garantizaban una buena rentabilidad, nadie contaba con la pandemia, ni con el comportamiento de la tasa de cambio que llevó el precio por encima de $1.100.000, provocando una absurda reacción de muchos cultivadores que se resistieron a entregar su café al precio fijado con el instrumento.

Al no honrar el compromiso perjudican a los exportadores privados, que a su vez habían comprometido este café para entrega al mercado. Esta situación ha llevado al gerente a implorar a sus afiliados para que cumplan.

Sin embargo, llegó la hora de asumir el costo político de sancionar a los federados, que no pueden por su inmoralidad comercial, perjudicar a los que sí cumplen.

Dignidad Cafetera, que por principio se opone a la economía de mercado -es decir a las bolsas-, y que en muchas ocasiones defiende a este tipo de personajes, ha resuelto que los cafeteros siempre pierden. ¡Es absolutamente falso! Cuando vendieron, garantizaron una utilidad, y los honestos a pesar de no poder vender a mayor precio, honraron su compromiso.

Resulta muy grave que la Federación permita que las cooperativas celebren sus propios contratos, jugando con el inventario de compras, sin ninguna experiencia, exponiendo el patrimonio y, generando unas pérdidas enormes. Esta situación se ha presentado en varias cooperativas en los últimos años, sin que hasta la fecha se dicte una reglamentación estricta, especificando lo que les es permitido hacer, so pena de perder el acceso a recursos del Fondo Nacional del Café.

Las cooperativas han formado su patrimonio con ayudas, subsidios y financiación del Fondo; muchas tienen inversión de los comités departamentales -además de su aval- por lo tanto, no pueden aventurarse a exportar, hacer contratos de venta a futuros, financiar a los cafeteros, importar fertilizantes, e innumerables actividades que no les corresponde. La Federación se tiene que dar la pela de afrontar esta reforma, para salvar la garantía de compra.