.
Analistas 05/10/2021

Futuros y estadísticas

Guillermo Trujillo Estrada
Asesorías Cafeteras LTDA.

La crisis continúa cada día y se agrava para las instituciones cafeteras, por ello, resulta inevitable reiterar la preocupación sobre el incumplimiento en la entrega de café vendido a futuro.

Realmente los cafeteros no miden la dimensión del daño que están produciendo; se siguen llenando de dinero y al no realizar la entrega del café, perjudican al país, a la Federación, a su propia cooperativa y a la reputación de proveedor confiable que tiene el Café de Colombia® en el mercado mundial, uno de sus principales activos.

Aparece como un hecho muy grave en los corrillos cafeteros, conocer cómo, el gran volumen en kilos está concentrado en los compromisos de los medianos y grandes productores. Los caficultores empresariales son los que más miden sus riesgos y se protegen así de la volatilidad del precio.

Por lo tanto, el gremio y el país deberían conocer cuanto antes un análisis de kilos no entregados por cédula cafetera, para ratificar si es verdad esta lamentable concentración; por lo que uno podría concluir, -como en el subsidio de 2013, cuando se quedó la mayor parte en manos de los poderosos- que los mismos pueden dar al traste con los activos más valiosos del gremio; resulta fácil proponer, -por ejemplo- que cada cooperativa haga público el listado de aquellos asociados que están incumpliendo con las entregas.

También debemos recordar que los cafeteros que forman parte del comité directivo, no pueden participar en discusiones y decisiones que traten este tema, -so pena de violar el código de ética y acercarse muchísimo a la corrupción-; lo mismo es aplicable a los miembros de los comités departamentales y a los de los consejos directivos de las cooperativas.

Las cooperativas por disposición de la Federación deberían tener un estatuto común, que establezca los requisitos para ser gerente y para ser miembro del consejo, - administran ahorro de los cafeteros y recursos públicos del Fondo Nacional del Café- avalados por el comité de cafeteros. Increíble que los contratos no sean uniformes, aprobados por la Federación, con fuertes penalidades, y con una póliza de cumplimiento, como sí existen antecedentes. Todo esto y la falta de medidas más fuertes, demuestran debilidad política, y la imperiosa necesidad de prohibir operaciones con los federados que no se puedan cobrar.

De otro lado, aparece ahora el descuadre del sistema estadístico sobre la producción, aparentemente una consecuencia del paro de abril y mayo, lo que demuestra la debilidad del sistema, que amerita una revisión metodológica urgente, dada su debilidad para afrontar un problema aparentemente tan insignificante.

Las cifras de exportación publicadas en la página web demuestran como hasta agosto y en los últimos 12 meses, la exportación de 12.587.000 sacos, es prácticamente igual a la del año anterior. Por lo tanto, no es coherente decir que estiman una disminución de un millón de sacos en producción, porque sería inexplicable saber de dónde salió lo que se exportó y, el aumento del consumo interno, que da una cifra cercana a los mismos 14 millones de sacos.

No vaya a ser que estemos frente a una presión de la dirigencia para tratar de sustentar el incumplimiento en las entregas de café, que además nadie podría creer, si tenemos en cuenta que en general, a cada productor no se le recibían contratos más allá de 30% de su capacidad de producción. Definitivamente, las cifras no cuadran.