Analistas

Piratería: avances y mucho por hacer

Ahora que estamos en el marco de la edición número 29 de la Feria Internacional del Libro de Bogotá, el evento de promoción de lectura y de la industria editorial más importante de Colombia y referente en América Latina, me ocupa una reflexión que invita a los colombianos a comprar productos originales, teniendo en cuenta lo que significa para una industria como la editorial, las pérdidas generadas por la piratería de textos.

El flagelo de la piratería impacta fuertemente a una industria editorial que ha demostrado ser un sector dinámico, con grandes inversiones en el desarrollo de productos cada vez más innovadores y competitivos, como los nuevos dispositivos de lectura y libros digitales, que no solamente son referente en el país sino en la región. Este importante capítulo aporta anualmente $900.000 millones a la economía nacional y suma además, una fuerza laboral que se calcula en 7.000 empleos directos.

Lo alarmante es que la opinión general tiende a pensar que la piratería es un fenómeno centrado en unas pocas ciudades, pero la realidad es que su presencia está en todo el territorio nacional. A pesar de lo anterior, grandes avances se están haciendo para combatir éste delito. 2015 fue un año sin precedentes en la lucha contra la piratería en Colombia.

Las incautaciones realizadas fueron de 128.166 libros piratas, evitando pérdidas por un valor aproximado de $4.486 millones.

La nueva estrategia judicial implantada tuvo como resultado la ejecución de operativos en 22 ciudades capitales y otros 88 municipios del país. Dichos esfuerzos se incrementaron exitosamente de 197 en 2014 a 430 durante 2015, logrando ocho sentencias y 13 personas condenadas, además de haber registrado penalidades de hasta 44 meses de prisión y multas que ascienden a los 50 salarios mínimos legales mensuales vigentes. 

Pero el delito de la piratería de libros nuevamente, no solo se reduce a libros impresos, sino que afecta también a la oferta de libros electrónicos. En cuanto a la lucha contra la piratería en Internet, en 2015 conseguimos que se retiraran 94% de los casos infractores con la primera reclamación, cuyo proceso seguimos hasta lograr la remoción definitiva de todos estos libros piratas. 115 libros piratas cuyos derechos patrimoniales de autor pertenecen a editores colombianos.

Los resultados obtenidos podrían parecer pocos, pero son grandes avances de una estrategia que continuaremos fortaleciendo en conjunto con el Gobierno Nacional y las diferentes autoridades judiciales y de policía judicial. 

El país debe conocer que comprar textos y libros piratas, en cualquiera de sus formatos, empobrecen la creación cultural de una nación e impiden que la industria pueda continuar trabajando por el crecimiento cultural y educativo de Colombia. 

La educación y la lectura son los pilares fundamentales de una sociedad próspera y enriquecida en oportunidades como lo quiere ser Colombia Es por esto que fortalecer y fomentar distintos programas que faciliten el acceso a los contenidos originales en todas las esferas de la sociedad, tiene que ser un esfuerzo de todos.