.
Analistas 03/09/2022

Sin banca no superamos la pobreza

Diego Gómez
PhD, Profesor EIA, Director ECSIM
La República Más

Intercambiar bienes con otras comunidades fue uno de los hechos desencadenantes de la evolución social de la especie humana. Este intercambio dio origen al principal medio de transacción: el dinero. La creación del dinero fue uno de los hechos fundamentales en la historia de la humanidad. Se constituyó en el instrumento con el cual podíamos intercambiar con comunidades y personas bienes que podían mejorar nuestra calidad de vida. Con el dinero se crearon mercados, rutas y ciudades que nos llevaron progresivamente desde los imperios saqueadores, al feudalismo, al mercantilismo colonial y a la economía moderna. Y con el dinero nació la banca. Los banqueros fueron los héroes ocultos del renacimiento que edificaron ciudades, financiaron y aseguraron expediciones y mercaderes, y pagaron artistas, músicos y escritores. Fue el periodo en la historia en que mercaderes y banqueros reconfiguraron el mundo.

La banca fue la institución que dinamizó el uso del dinero y su tránsito de ser medio de intercambio a ser reserva de valor, es decir, instrumento de ahorro e inversión. La expresión de la función de reserva de valor está ligada a la concepción de futuro y valor del tiempo. La banca es la que materializa esta función fundamental. Una buena forma de entender el dinero es como un contrato al portador, que expresa el derecho a adquirir bienes y servicios como compensación al trabajo o las actividades realizadas. Con el dinero, el individuo expresa el valor que asigna a los bienes y servicios que desea disfrutar. Es la expresión de su libertad de elección y su decisión de consumir o ahorrar e invertir. En este sentido, la banca es la institución con la cual gestionamos nuestra generación de valor y el uso libre de nuestros recursos.

Por esto, y aunque muy recientemente, solo hace algo más de un siglo, se institucionalizan las monedas nacionales y se establecen las bancas centrales para proteger el valor del dinero en la sociedad y ser los garantes de última instancia del sistema financiero. El dinero es una institución vital en constante evolución. La aparición del euro basado en los aportes de Mundell y Dornbush sobre el papel de las monedas y su evolución futura. Y la evolución de los instrumentos digitales de transacción y pago, y las nuevas formas de instituciones bancarias desmaterializadas, dan cuenta de cómo seguirá su desarrollo. La decisión fundamental y portadora de futuro en la economía es la de hacer una inversión. En ésta, concurren las decisiones de ahorrar de muchos con la de invertir para construir futuro de otros. La institución que estructura este proceso en la sociedad es la banca. Afectar banca es destruir la dinámica de ahorro e inversión de la economía. Si la inversión es la decisión máxima en una economía, la que permite aprender, innovar y emprender en una sociedad, la banca es entonces el instrumento clave en creación de valor en una sociedad.

No se ha hecho otra cosa que describir las tres funciones del dinero: ser medio de intercambio, nominador del precio, y reserva de valor. Y la banca es su soporte institucional, el mecanismo por el cual esa reserva de valor la convertimos en una dinámica de transformación de la sociedad. Sin banca no hay desarrollo, ni inclusión social ni superación de la pobreza. La destrucción de las economías de Venezuela y Cuba se dieron al destrozar la moneda y eliminar la banca. Aterra más la pretensión de sabio y gurú económico de Petro, que la confesada y evidente ignorancia de Boric y Castillo.

Conozca los beneficios exclusivos para
nuestros suscriptores

ACCEDA YA SUSCRÍBASE YA