Analistas

Herramientas para el campo

GUARDAR

Claudia Ortiz Rodríguez Presidente de la Agencia de Desarrollo Rural

A raíz de mi última columna recibí inquietudes de algunos lectores al rededor del desarrollo agropecuario del país. Ese es un tema extenso que no podría agotar en un solo artículo, así que presentaré en esta oportunidad las herramientas más recientes con los que se está promoviendo el desarrollo agropecuario del país. Se trata del Perfil de Proyecto, los Pidar-T y el Encargo Fiduciario. Tres elementos que operan de manera articulada buscando la eficiencia en la prestación de los servicios que ofrece la Agencia de Desarrollo Rural-ADR.

Un perfil es la descripción simplificada de un proyecto. Es la ventana que abre la ADR para que las asociaciones soliciten cofinanciación de sus iniciativas productivas, las cuales serían viabilizadas y posteriormente estructuradas. En el perfil se recogen las necesidades de las asociaciones y sirve como instrumento para identificar oportunidades de solución, facilitando la participación de los pobladores rurales en la construcción de su propio desarrollo sin intermediarios y sin costo. La recepción de perfiles estará abierta hasta el próximo 24 de julio y se puede acceder a través del portal de la Agencia www.adr.gov.co.

Los Proyectos Integrales de Desarrollo Agropecuario y Rural con Enfoque Territorial Tipo, Pidar-T, están concebidos para facilitar el ejercicio de estructuración que desarrolla la ADR. Una vez se reciben y califican los perfiles pasan a ser estructurados empleando los estándares contenidos en los Pidar-T. Ya están disponibles en este nuevo formato las cadenas priorizadas por el Ministerio de Agricultura junto con otras 15, dentro de las que se destacan Café, Sacha Inchi, Marañón, Frutales y Ganadería Silvopastoril.

Todos los proyectos sobre los que trabaja la ADR hoy contemplan elementos transversales; el componente asociativo, de asistencia técnica y el de comercialización, este último articulado con el programa ‘Coseche y Venda la Fija’ del Ministerio de Agricultura. El propósito es fortalecer los circuitos de los que participan pequeños y medianos productores asociados.

Finalmente, el Encargo Fiduciario es el mecanismo mediante el cual la Agencia de la mano de las asociaciones beneficiarias, ejecuta los Proyectos Integrales de Desarrollo Agropecuario y Rural con Enfoque Territorial. Por ser un mecanismo de ejecución directa los tiempos de implementación de las iniciativas se reducen significativamente, a la vez que se fortalece la institucionalidad asociativa en el territorio, pues son las mismas asociaciones las encargadas de ejecutarlas. Con el encargo también se logra mayor eficiencia en términos de costos, pues la ejecución directa tiene un valor fijo por proyecto que es pequeño, comparado con el modelo anterior de ejecución.

Por cuenta de la emergencia sanitaria la Agencia también implementó mecanismos virtuales para llevar su oferta de servicios al territorio. En ese sentido se avanzó en el componente de fortalecimiento asociativo y en el de comercialización con mercados campesinos.

Con el reciente lanzamiento de los Pidar-T se completa un grupo de instrumentos para seguir construyendo desarrollo rural, especializando territorios. El gobierno del presidente Duque está jugado por el desarrollo y los emprendedores del rurales. Los servicios no se han dejado de prestar y por cuenta de la crisis se tiene previsto fortalecer la oferta de servicios para el campo. Hoy más que nunca estas herramientas son oportunas, toda vez que permitirán llevar soluciones pertinentes de manera urgente al territorio.

Más columnas de este autor
LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.

GUARDAR
MÁS LR

Agregue a sus temas de interés

MÁS LR

Agregue a sus temas de interés