Analistas

El pequeño vestido negro

Conocido como LBD (Little black dress, por su nombre en inglés), el vestido negro, es una prenda que no pasa de moda. Y con la gran variedad de estilos y materiales que ofrece el mercado hoy, nos hace desearlo cada vez más.
 
Desde hace ciento y pico de años se viene usando; arrancó como vestimenta para funerales y por allá en 1926, cuando Coco Chanel decidió darle presencia y protagonismo; pronto se convirtió en imprescindible en el closet de toda amante de la moda. 
 
Los seguidores de Chanel recuerdan aquella ilustración que exhibiera la revista Vogue de su diseño de manga larga, acompañado de perlas y de sombrero. Luego Audry Hepburn en la película ‘Breakfast at Tiffany’s’, con un diseño de Givenchy, lo convirtió en leyenda.
 
La ventaja que tenemos hoy por hoy es que un vestido negro tiene infinidad de usos, dependiendo de los accesorios que le pongamos encima.
 
Las perlas son por excelencia las compañeras clásicas de este vestido; pero accesorios en plata, dorados, coloridos, pequeños, grandes, largos, geométricos, nunca le restarán protagonismo y lo harán lucir muy bien.
 
Muchos diseñadores aseguran que el LBD es como un lienzo, y lo que usas a su alrededor lo hará una buena o una mala pintura.
 
Hay quienes prefieren darle un toque más informal llevando una chaqueta de jean. Las medias gruesas o veladas ya sean transparentes o negras, juegan muy bien y lo  hacen ver con mucho estilo. El alto del tacón que se decide llevar también le quita o le pone dramatismo. Yo prefiero el alto porque le otorga un halo sexy que a muchas nos gusta sentir. 
 
El mismo vestido puede llevarse de día o de noche y verse diferente si se llevan bien los complementos.
 
Pensar en las mangas es importante. Una manga tres cuartos funciona para clima frío y cálido; la manga sisa no suele ser para todas, pues depende de qué tan tonificados estén los brazos; pero sí puede usarse incluso en el frío, pues un buen abrigo protege de las bajas temperaturas.
 
Es preferible buscarlo con algo de spandex y el corte del vestido debe variar de acuerdo con la forma del cuerpo. Un cuerpo grueso luce mucho mejor con un vestido no muy ajustado. El corte A funciona en todos; la silueta delgada puede con los cortes justos. El largo de este LBD va desde la rodilla hasta la media pierna dependiendo una vez más del gusto personal.
 
Hoy la invitación es a usar el LBD. Lo de menos es la ocasión.