.
Analistas 06/02/2021

Rectores y líderes educativos, con potencial en Colombia

Es fundamental que colegios y universidades sean vistos y valorados como organizaciones que requieren de gestión y, ante todo, de un liderazgo valiente y comprometido como el que exigen los nuevos tiempos. Aunque Colombia cuenta con un sistema educativo que se ha caracterizado por el mejoramiento continuo, es necesario ahondar en algunos aspectos que se dan por descontado y son de suma relevancia, pues marcan el éxito o el fracaso de la calidad en la educación y la gestión de estas instituciones como organizaciones: ¿quiénes y cómo las dirigen?, ¿son los rectores y los equipos directivos verdaderos head masters, líderes con las cualidades propicias para dirigir organizaciones cuyo nivel de complejidad y estructura algunas veces se asemeja y en otros casos supera el de las empresas de los sectores más tradicionales?

El proceso de selección de los directivos de las organizaciones educativas requiere del mismo, o incluso más, cuidado que los propios de empresas que se consideran más tradicionales. En este sentido, vale la pena resaltar que las instituciones educativas de todos los niveles han estado en la línea de vanguardia en el diseño de estrategias y metodologías innovadoras durante estos tiempos caracterizados por el alto nivel de complejidad. Los directivos han sido los responsables de estos procesos transformadores para la sociedad.

Por ello es de vital relevancia, no solo para los colegios y universidades sino para toda la sociedad que la elección de los directivos de estas instituciones sea cuidadosa y profesional. De este proceso se deriva, en gran medida, el futuro de las sociedades, más allá del éxito organizacional que conlleva contar con las personas idóneas que garanticen no solo altos estándares académicos sino que guíen y gerencien con conocimiento y responsabilidad a las personas y los recursos que tienen a cargo.

En la actualidad, existen organizaciones que se encargan de conocer y acompañar a las instituciones para proponer a los mejores directivos educativos que las lideren. Odgers Berndtson ha sido una de las firmas que de manera constante y vanguardista ha encaminado sus esfuerzos para identificar y posicionar a líderes educativos que por su preparación y trayectoria ocupan los más altos cargos directivos en prestigiosos colegios y universidades del país.

Es necesario un pleno reconocimiento de las instituciones educativas como organizaciones que le aportan al crecimiento y desarrollo del país. A lo largo de los últimos años, diversas mediciones y rankings han destacado la labor de colegios y universidades y, por lo tanto, de quienes los dirigen. Asimismo, estos listados han estimulado el mejoramiento continuo tanto en calidad académica como instalaciones, cultura y hasta alimentación saludable de las comunidades educativas. Cabe anotar que en los últimos dos años el Ministerio de Educación Nacional construyó o adaptó más de 1.817 aulas, 103 laboratorios y 320 baterías sanitarias en todo el país.

Pero las cifras sobre el impacto de las instituciones educativas al crecimiento de la economía aún son escasas. Es necesario emprender una labor mancomunada entre las mimas instituciones y los entes públicos y de control para acceder a un pleno entendimiento de su alcance y repercusión en el crecimiento de la sociedad. De igual forma, es necesario emprender acciones que permitan, cada vez con mayor rigor, identificar a los líderes cuya trayectoria sea de alto impacto para los colegios, las universidades y, por consiguiente, para un entorno que lo requiere con urgencia. La labor de las firmas que apoyan esta gestión de selección es fundamental para la construcción de un tejido empresarial y directivo en el ámbito académico y educativo.

Es necesario destacar que esta labor de acompañamiento por parte de firmas como Odgers Berndts ha permitido que no solo en Colombia sino en otros países se conozca el potencial de la educación en Colombia, así como el talento de quienes se han dedicado al management en la educación. Con perseverancia, nuestro país se ha convertido en un modelo que no hemos sabido valorar. Es hora de que los empresarios reconozcan en los rectores y vicerrectores a aquellos pares que pueden dejar valiosas enseñanzas y, además, es esencial que la sociedad reconozca en la educación el camino más firme para la construcción del futuro.

A manera de ejemplo, la sostenibilidad, así como el impacto y la huella social y humanista también hacen parte de las organizaciones cuyo propósito es la educación. En este sentido, vale la pena destacar que han surgido diversas iniciativas cuyo fin es acompañar y generar estrategias para crear y fomentar ambientes propicios para el desarrollo personal, social y cultural en las empresas.

Un claro ejemplo ha sido Great Place to Work y, aplicado al escenario educativo, Great Place to Study, certificación internacional evidencia la creciente atención hacia los colegios y universidades como organizaciones que aportan al crecimiento de la economía y la sociedad.

Con base en lo anterior, un reciente informe de Great Place to Study resaltó la labor de nueve líderes educativos colombianos cuya preocupación se ha centrado en apostar por la felicidad de los estudiantes en los procesos educativos. Los proyectos educativos de estos colegios son diversos, lo cual demuestra que la construcción de la sociedad debe ser incluyente. Indudablemente, el progreso social debe centrarse en el desarrollo de las instituciones educativas que conforman un entorno.

Todo lo anterior debe llevar a profundos cuestionamientos: ¿los rectores, vicerrectores, colegios y universidades han sido valorados lo suficiente, teniendo en cuenta el impacto positivo y a largo plazo que dejan para la sociedad a la que pertenecen? ¿Deberían los directivos y empresarios aprender más lecciones organizacionales de sus pares educativos? ¿Los head hunters ya tienen en cuenta a los head masters, miembros de los consejos, rectores y vicerrectores como líderes empresariales?

Con base en el último cuestionamiento, vale la pena resaltar que Colombia ha sido modelo para la región en formación. Es necesario identificar y promover a aquellos que por su preparación y trayectoria deban ocupar los más altos cargos directivos en prestigiosos colegios y universidades del país y el mundo.