Analistas

Nuevo espectro para nuevos servicios móviles

La telefonía móvil ha revolucionado el mundo y continúa haciéndolo, lo que hoy se considera como algo totalmente normal, fue una revolución que impactó a todos. A la movilidad de la voz, se le agregó la del mensaje escrito y posteriormente la de los datos siendo internet móvil un ejemplo clarividente de este movimiento. Sin embargo, esta tendencia va más allá de darles movilidad a los servicios de voz, los mensajes, los datos y los videos. Esta revolución móvil apalancada en el gran desarrollo de internet de banda ancha, hace posible que servicios como e-commerce, e-education, e-health, e-government, e-security, etc. estén al alcance, acercando personas, empresas, gobiernos así como simplificando procesos y gestiones.

Esto fue posible gracias a la disponibilidad de espectro radioeléctrico, esas autopistas por donde circulan la voz y los datos, así como por la llegada de tecnologías apropiadas para aprovechar esas autopistas y hacer posible la circulación en las mismas. Para continuar creciendo en el mundo móvil, se necesita poner a disposición nuevo espectro que pueda ser aprovechado por nuevas y más avanzadas tecnologías.

Disponiendo de más espectro y tecnologías avanzadas, aparecen operadores interesados en prestar servicios y clientes interesados en recibirlos.

Los clientes demandan más y mejores servicios, obligando a los operadores a mejorar y expandir sus redes y llevando a su vez a los fabricantes a desarrollar soluciones tecnológicas que obligan al Gobierno a dar más espectro, todo un círculo dinamizador del mercado. Sin espectro, no hay autopista donde puedan circular la voz, los mensajes y los datos en movilidad, y sin tecnología avanzada, no hay forma de aprovechar más eficientemente la autopista.

En este camino evolutivo, para que cada colombiano pueda usar su dispositivo móvil de banda ancha inalámbrica, y disfrutar de servicios avanzados, se pasó de una tecnología analógica de Primera Generación (Amps) en una sola banda de frecuencia (espectro) a una diversidad de tecnologías digitales de segunda y tercera generación en más de una banda de frecuencia. Hoy Colombia disfruta de sistemas de segunda generación (2G) como GSM/Gprs/Edge y de tercera generación (3G) como Wcdma/Hspa que operan en bandas de frecuencia diferentes por la sencilla razón que estas tecnologías tienen distintos requerimientos de espectro.

Para que  los operadores puedan ofrecer a sus clientes tecnologías y servicios de cuarta generación (4G) como LTE, necesitan necesariamente acceder a nuevo espectro, si no tienen acceso a nuevo espectro, sus clientes se van a ver privados de poder evolucionar hacia tecnologías más modernas y avanzadas, y por consiguiente no podrán disfrutar de servicios de última generación.

Esta decisión, no se afectaría solo a los operadores existentes, sino principalmente a sus clientes que son todos y cada uno de los colombianos usuarios de la telefonía móvil. Por lo tanto es imperioso buscar una alternativa que, al tiempo que hace posible la presencia de nuevos operadores, le de a los operadores existentes la posibilidad de evolucionar hacia la 4G para beneficio de sus clientes  y de Colombia entera.