.
Analistas 21/09/2019

Anticiparnos con Responsabilidad

El 13 de julio de 1913, se publicó en el diario El Universal de Caracas: “Primer choque en Caracas: Un problema que necesita solución”. En el artículo se da cuenta de lo catastrófico que sería para la ciudad y el país, permitir que corriesen por sus calles esos flamigeros aparatos de hierro, como alma que lleva el diablo a más de 20 kilómetros por hora. Se cuestionaban los riesgos para el Ser Humano por “correr” a esa velocidad y para la sociedad en general, por el peligro que significaría un incendio producido por la gasolina.

Manifestaban entonces “Nuestra consigna ¡¡Atrás Automóviles!!... ¡La posteridad habrá de agradecernos haberle librado de esta tremenda amenaza!”

¿Qué tienen en común empresas como Atari, Kodak, Xerox, Blockbuster, Nokia y Olivetti? Que todas estas empresas se durmieron en sus laureles y pensaron qué haciendo lo mismo conseguirían resultados eternamente buenos.

El cambio es una dinámica y no podemos negarnos a actualizar los procesos y sobre los conocimientos necesarios para incluir las nuevas tecnologías a la dinámica personal, social, empresarial y sobre todo en las políticas públicas.

Entendemos que todas las decisiones deben tomarse con la debida información y que para ser lo más asertivos posible, se deben hacer los estudios, adecuar las normas e implementar las acciones de mitigación que correspondan, para lograr prácticas económicas que coloquen a Colombia en mejores circunstancias de competitividad.

Es así como respetamos el fallo temporal del Consejo de Estado sobre la decisión de no permitir aún el uso de metodologías de fracturamiento hidráulico para la extracción de hidrocarburos y conminamos a todos los actores a profundizar en un adecuado balance de acciones.

No se trata de cerrar las puertas al desarrollo por que sí, tampoco se pretende solicitar que se autoricen prácticas de extracción sin contar con un Estado y un sector productivo con las capacidades técnicas y los compromisos éticos, jurídicos para cumplir los estándares que brinden la seguridad que nuestras comunidades requieren.

Otros grupos que deben estar preparados son los entes de control nacional o local, y especialmente, los entes territoriales por lo rigurosos que deben ser para garantizar la convivencia de las empresas y la sociedad.

Por último y no menos importante, son los esfuerzos que se deben dar en una alianza pública-privada y la academia para crear y/o fortalecer las industrias priorizadas; por ejemplo, la industria minero energética debe garantizar que todo el potencial de hidrocarburos que tiene el Caribe colombiano en el subsuelo continental y offshore en existencias de gas y petróleo, se conviertan en beneficio permanente para un desarrollo más equitativo y la mejora la calidad de vida de sus habitantes.

Planear es tomar decisiones hoy para el futuro. Adaptemos entonces las tecnologías a nuestras necesidades actuales y garanticemos un futuro viable. Así como hace un siglo adoptamos a los vehículos, hoy la propuesta es que la tecnología se adapte a los territorios, respetando las condiciones de convivencia humana y proponiendo soluciones sustentables y saludables para su desarrollo integral.

Conozca los beneficios exclusivos para
nuestros suscriptores

ACCEDA YA SUSCRÍBASE YA