.
Tribuna Parlamentaria 28/01/2021

Alivios tributarios ya

El 2021 arrancó con unos enormes desafíos para muchas empresas en Colombia. El nuevo pico de la pandemia y las medidas que se han tomado en las principales capitales del país representan un nuevo reto para tantas empresas que apenas empezaban a levantar la cabeza después de superar los meses más críticos del año anterior.

Hoy, la ocupación de las UCI en Colombia es de alrededor de 72% y en varias ciudades es de más de 90%. Las muertes ya superan las 50.000 lo cual ha motivado cuarentenas obligatorias a nivel nacional, pico y cédula para la compra de víveres, toques de queda diurnos y nocturnos, ley seca y restricciones a los comercios no esenciales, lo que ha puesto en jaque a varias empresas. Los comercios han visto reducir su liquidez por la contracción en la demanda y tienen presiones fuertes en la caja por el pago de impuestos, arriendos, servicios y otras obligaciones.

Por eso, es necesario que tanto el Gobierno Nacional como los gobiernos locales implementen medidas concretas que garanticen alivios para las empresas. La semana pasada le envié una carta al presidente Iván Duque en la que le solicité que se decrete la modificación de las fechas y plazos del pago del IVA en cabeza de los responsables de recaudo de este impuesto como una forma efectiva de aliviar la caja de los mismos.

Esta medida es cuestión de pura voluntad pues se puede implementar a través de un decreto y no requiere de trámite ante Congreso ni de estado de emergencia. Aliviaría la caja de empresas de todos los tamaños, así como de emprendedores y trabajadores independientes.

Lo mismo hice con el alcalde de Cali, Jorge Iván Ospina, a quien le solicité la ampliación del plazo y pago por cuotas del impuesto de Industria y Comercio (ICA). El alcalde fue receptivo e instaló una mesa de trabajo para avanzar en ese frente. Esta es una medida que ha sido apoyada por empresarios y gremios y que se debería adoptar en todas las ciudades de Colombia, pues el ICA representa cerca de 20% de la carga tributaria de las empresas y la medida afecta poco el recaudo al tratarse de un aplazamiento y no una condonación.

Entre otras medidas, además, se debe acelerar la devolución de saldos a favor de impuestos por parte de la Dian, extender los descuentos por pronto pago para los impuestos municipales (predial y vehicular), facilitar acuerdos de pago y permitir los pagos diferidos de otros impuestos. Lo tributario es apenas una primera palanca. Otras medidas que sí pueden necesitar acuerdos de los concejos o leyes de la República también se deben examinar con prioridad para apoyar esta coyuntura empresarial.

Hay alivios fiscales que no requieren sino voluntad de los gobernantes y no afectan el recaudo, pues se trata de un mero cambio en el calendario tributario. Por eso, es urgente que se decreten para que los empresarios puedan organizar su caja para el año. Hay que recordar que las cargas tributarias deben cumplir una función redistributiva y nunca confiscatoria.

Si los empresarios se ven obligados a invertir su reducido capital en saldar cargas tributarias en lugar de usarlo para reactivarse, innovar o simplemente no cerrar; muchas empresas no lograrán siquiera subsistir y las consecuencias para nuestra economía y sociedad serían aún más devastadoras.

¡Alivios tributarios ya!