Analistas

Guanajuato

En reciente visita que realicé a México todos los augurios sobre el negro futuro que esperaba a nuestro socio de la Alianza del Pacífico por cuenta del presidente Trump, del narcotráfico y la baja popularidad del presidente quedaron disipados. A mi llegada pude leer en la prensa local que el Banco Central elevaba las expectativas de crecimiento del PIB con base en el comportamiento del primer trimestre y en una creciente inversión extranjera en industria de bienes de capital, lo cual mostraba un panorama positivo.

 Mi visita se concentró en el Estado de Guanajuato localizado en el centro geográfico del país al norte de la ciudad capital con una extensión ligeramente superior a los 30.000 kilómetros cuadrados, una población  de cinco millones de habitantes y con un crecimiento en su producto interno que supera  6% en los últimos tres años. Sus exportaciones sumaron en 2016 mas de US$18.000 millones, fundamentalmente de bienes industriales, y recibió cerca de US$2.000 millones en inversión extranjera directa en ese mismo año. La pregunta que uno se hace desde luego es ¿cómo hace una región que ocupa 3% del territorio colombiano y que tiene 10% de la población de nuestro país, para lograr esas tasas de crecimiento y ser capaz de exportar en bienes industriales el 50% de las exportaciones totales de Colombia?

 La respuesta a esta pregunta la encontré fundamentalmente en tres elementos que fueron protuberantes en las reuniones que sostuve con autoridades gubernamentales, empresarios y academia.

 En primera instancia en la continuidad de propósitos por largos años de las diferentes administraciones estatales y de las principales ciudades del estado. En efecto desde la administración de Vicente Fox, que posteriormente fue presidente, hasta la del actual gobernador Miguel Márquez Márquez los proyectos y programas han tenido continuidad. Ejemplo maravilloso de ese esfuerzo de continuidad es el Puerto Interior. 

El gobernador Fox le apostó al desarrollo de un parque industrial de 1.200 hectáreas que pudiera atraer inversión extranjera en el sector manufacturero y hoy hay mas de 160 empresas de muchos países del mundo (aunque prioritariamente japonesas) que producen bienes para el resto del mundo con un creciente contenido de insumos locales. Es decir, no se trata de la tradicional maquila mexicana. Entre estas empresas se encuentra la mayor planta de neumáticos que tiene Michelin en el mundo. En este parque se encuentra una zona franca y un centro de desarrollo aeronáutico que funciona con una institución educativa que alberga más de 5.000 estudiantes. Academia y empresas trabajando juntos.

 Un segundo elemento que tal vez explica este fenomenal desarrollo es la existencia de varios centros de innovación e investigación que trabajan con las empresas localizadas en el Estado e impulsa nuevas iniciativas en forma de incubadora. Centros de excelencia impulsados por las universidades La Salle, Tecnológico de Monterrey y la Universidad del Estado.

 Finalmente, un tercer elemento es la dinámica del empresariado local. En las reuniones que sostuve con empresarios de diferentes ramas de la industria, incluyendo el turismo, se encuentra que “todos empujan para el mismo lado” y sienten el apoyo de los gobiernos estatales y municipales.

 Guanajuato es un ejemplo de texto de estudio; Continuidad y estabilidad política, innovación desde la academia en coordinación con la empresa y apoyo estatal y una clase empresarial dinámica. ¡Que gran lección para nosotros los colombianos!