Analistas

Dime con quien te compara…

Parodiando el viejo refrán podríamos decir; “dime con quien te comparas y te diré a que aspiras”. ¿Por qué?. Hoy existen “rankings” para todo y la palabra de moda es “benchmarking”. Como se verá ambas son expresiones tomadas del inglés y plenamente interiorizadas por los Colombianos, lo que significa que estamos conscientes de la globalización y de la existencia de parámetros que van más allá de nuestras fronteras con los cuales compararnos.

Quienes estamos en estos oficios vivimos pendientes de la publicación del ranking de competitividad del Foro Económico Mundial para ver si subimos o seguimos por allá en los puestos sesenta y pico. Igual hacemos con el “Doing Business” (otro anglicismo)   donde si no nos va tan bien, si podemos decir que somos de los que mas hemos avanzado.

Hay otros “Benchmarks” que no se publican con tanta espectacularidad pero que es necesario hacer y que están mas cerca de nuestra realidad. Cómo estamos con respecto a los otros de nuestro “barrio” y ahí surge la primera duda a la que quiero referirme; a quiénes consideramos de nuestro “barrio”. El señor presidente y el alto Gobierno consideran que nuestro punto de comparación es América Latina; “Nuestra tasa de crecimiento está por encima del promedio de América Latina”. Verdad absoluta!!!. Pero ¿debemos compararnos con América Latina?.

Colombia, México, Chile y Perú decidieron armar “rancho aparte” cuando lo que estaba en boga era Unasur, el Alba y otras iniciativas de reivindicación regional inspiradas (y financiadas)  por el presidente Chávez.  Armaron “La Alianza del Pacífico” que los detractores denunciaron como una estrategia “imperialista” del capitalismo y que los creadores la concibieron correctamente como una estrategia de integración de las economías de mercado para enfrentar la economía global y el auge económico del Asia Pacífico. En ese escenario, con quien nos debemos comparar es con nuestros socios en esta interesante aventura que tanto ha llamado la atención a todos los países del mundo desde Nueva Zelanda hasta Uruguay. ¿Cómo estamos?

En 2015 nos fue bien en el crecimiento de nuestro producto interno. Crecimos a 3,1% solo por debajo de Perú (3,3%) y por encima de Chile (2,1%) y México (2,5%). Este años todavía estamos en proyecciones que como sabemos cambian con frecuencia, pero aún así se puede observar que Perú esta despegando con proyecciones cercanas a 4% mientras Colombia y México oscilan en lugares cercanos a 2% mientras Chile esta rezagado con 1,5%.  Que nos dice esta comparación; Primero que si bien el año pasado estábamos “por encima del promedio” este año ya no será tanto y estamos perdiendo terreno – como Froom frente a Nairo en la vuelta a España, segundo, que cuando hablemos de promedios es bueno acotar porque los promedios esconden verdades a medias. 

Al compararnos con América Latina tenemos que incluir en 2015 cifras negativas Brasil (-3,8%) y de Venezuela (-5,7%) y mejorar eso no es ninguna hazaña.  En materia de exportaciones no hago comparaciones para no pasar una vergüenza patria. Si verdaderamente queremos compararnos y fijarnos unas metas que nos saquen de país de ingreso medio a ingreso alto, nuestro “benchmark” deben ser los países asiáticos.

Vamos relativamente bien pero hay que pellizcarnos y lo que pase dependerá de la paz y la reforma tributaria. Cuánto nos cuesta y cuánto nos añade La Paz, y cuánto nos cuesta y cuanto nos añade la reforma tributaria que aún no conocemos.  Amanecerá y veremos.