El Consejo Empresarial Mundial para el Desarrollo Sostenible (Wbcsd, por sus siglas en inglés) junto con sus capítulos regionales como Cecodes en Colombia, lideran desde el 2010 una hoja de ruta mundial para las grandes empresas: la Visión 2050. Su propósito fundamental es el de ser un referente empresarial que permita a cada uno de los líderes alcanzar sus objetivos económicos, ambientales y sociales, a la vez que asegurar un buen nivel de vida y los recursos naturales para los 9.000 millones de habitantes que, se proyecta, tendrá el planeta en el 2050.

Las empresas no son ajenas a las repercusiones que el 2020 ha traído. La pandemia, los incendios forestales sin precedentes y las tensiones sociales y políticas, han puesto sobre la mesa el debate sobre el futuro del capitalismo, junto con preguntas sobre la conducta y las responsabilidades de las empresas en respuesta a problemas globales como la desigualdad, el cambio climático y la salud pública.

Así las cosas, el Wbcsd ha desarrollado durante este año cinco documentos para ayudar a que las empresas se sigan ocupando de objetivos mundiales como los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), el Acuerdo de París y la Visión 2050, entre otros, mientras trabajan por las metas estratégicas de sus negocios, asegurando su sostenibilidad y aportando al desarrollo sostenible mundial.

“Reinventando el Capitalismo: una agenda de transformación” es una de estas publicaciones alineadas con la Visión 2050, la cual se lanzó el pasado 11 de noviembre como un llamado para transformar el liderazgo empresarial, la manera de hacer negocios y las estrategias para alcanzar los objetivos globales. Este documento expone que el capitalismo no está produciendo los resultados que la sociedad necesita ahora pero que, sin embargo, son esenciales para abordar los desafíos y lograr la transformación, las características de la empresa privada y los mercados competitivos.

Necesitamos un capitalismo que recompense la verdadera creación de valor, no la extracción de valor como lo hace el modelo actual. Esto significa que todos los costos y beneficios sociales y ambientales deben internalizarse y reflejarse en el precio relativo de los bienes y servicios, y en las cuentas de pérdidas y ganancias de las empresas, los costos de capital y las valoraciones de mercado.

Las características clave de un modelo de capitalismo reinventado son: orientado a las partes interesadas, internalizador del impacto, de largo plazo, regenerativo, responsable y transparente.

Se espera que más empresas innoven en forma que contribuyan a una sociedad floreciente; que los mercados de capitales valoren y recompensen adecuadamente las prácticas comerciales inclusivas y sostenibles, para así movilizar más capital hacia el cumplimiento de los ODS y la transición a un mundo de 1,5° C.

Para lograrlo las empresas e inversionistas deben: rendir cuentas e informar sobre los riesgos e impactos ASG (Asuntos Ambiental, Social y Gobierno Corporativo); incorporar en la gobernanza, en la toma de decisiones y en los incentivos las consideraciones de las partes interesadas; así como pagar impuestos de manera justa y transparente.

Para Peter Baker, presidente del Wbcsd, el éxito o fracaso en el logro de la Visión 2050 dependerá en gran medida de si el capitalismo puede reinventarse para mejor y para su propio bien durante los próximos diez años. Según Baker, la realidad es que esto no es simplemente cuestión de una agenda social y ambiental, se trata de crear las condiciones para el éxito empresarial a largo plazo”.

Por lo anterior, la invitación al sector empresarial colombiano es a unirse a la agenda de transformación, la cual implica un cambio de métricas y del modelo de extracción de valor y enfocarlo en la creación del valor real. Esto significa internalizar los costos sociales y ambientales y garantizar que se refleje en el precio de bienes y servicios.

Unamos esfuerzos para que la reactivación económica que estamos enfrentando desde todos los sectores de la economía nos permita la sostenibilidad que deseamos para nuestras empresas, nuestro planeta y nuestra sociedad.