Analistas

De muros y mareas

GUARDAR

Según estudios del Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (Ipcc), el nivel del mar asciende a ritmo acelerado, se espera que la geografía costera se vea afectada en pocos años. Frente a esta realidad, los gobiernos de las posibles zonas afectadas han empezado a tomar medidas para protegerse del embate del mar.

En diciembre de 2010, la Secretaría de Planeación Distrital de Cartagena, teniendo en cuenta lo dicho por el Ipcc, presentó un ambicioso proyecto con el que se pretendía contrarrestar el impacto de las mareas altas en Bocagrande, Castillogrande y el Laguito, importante sector turístico de la ciudad. El diseño conceptual de esta solución fue realizado por el Instituto de Hidráulica y Saneamiento Ambiental de la Universidad de Cartagena (Ihsa). Consiste en un muro para detener la intrusión del agua marina. Tendría poco más de dos kilómetros de largo, una altura de un metro e iría alrededor de la bahía interna.

Además del muro, la solución incluiría un box culvert perimetral alrededor de Bocagrande y Castillogrande y dos estaciones de bombeo como parte del drenaje pluvial de la cuenca. Si bien, esta solución no es global, pues solo contempla una parte de la ciudad, sí podría convertirse en un plan replicable en otros sectores e incluso en otras ciudades que tengan que afrontar el aumento del nivel del mar.

En junio de 2011, la Alcaldía Mayor de Cartagena abrió una licitación con la que se pretendía poner por obra esta iniciativa. Aunque algunas firmas manifestaron su interés, esta se declaró desierta. Meses más tarde, uno de los proponentes instauró una acción popular en contra del Distrito en la cual se le obliga la pronta reactivación de este proyecto. La justicia falló a favor del contratista y ordenó que a más tardar en el primer semestre de 2013 se retomara este proyecto.

Sin embargo, a la fecha, el proyecto, y con él una solución definitiva, están olvidados. La falta de planeación hará una vez más que la ciudad pierda dinero: se perderá el dinero invertido en los estudios de diseño y, además, ahora, se perderá la inversión de la restauración del paseo peatonal de Bocagrande, en la que la ciudad gastó más de $12.000 millones. Dicha obra fue fuertemente cuestionada por Sociedad de Ingenieros y Arquitectos de Bolívar por no ofrecer una solución viable al problema. Estas críticas se han visto corroboradas por los reiterados episodios de inundación que ha sufrido el sector.

El ascenso del nivel del mar no es un problema menor. Colombia con sus más de 3.000 km de costa debe actuar pronto. Este es uno de los retos que debe asumir el presidente Duque, definiendo una política más eficiente de adaptación frente al cambio climático, en la que Cartagena, por la singularidad de su patrimonio, debe ocupar un lugar prioritario, más hoy cuando la crisis de gobernabilidad que atraviesa hace que estas decisiones queden en un peligroso limbo.

GUARDAR
MÁS LR

Agregue a sus temas de interés

MÁS LR

Agregue a sus temas de interés