Analistas

La clave para retener a la nueva fuerza laboral

GUARDAR

En un mundo que está cambiando de manera acelerada, cada vez más interconectado y en donde la tecnología rige nuestras vidas, hay un segmento de la población que está preparado para tomar sus riendas y dirigirlo: los millenials o generación Y. La generación de quienes nacieron entre 1982 y 1995 no solo conformará la fuerza laboral de las próximas décadas -de hecho, ahora mismo constituyen el 48 % de la población trabajadora del mundo- sino que serán los líderes del mañana y los tomadores de decisiones del futuro.

Su afinidad con la tecnología los ha convertido en una generación autónoma, emprendedora, crítica, innovadora y creativa, que aprende rápido, que ha estudiado más que sus antecesores, que se prepara cada vez más y que tiene la ambición de crecer y de dejar huella en cada proyecto en el que participa. Todas estas son características que cualquier director o gerente de compañía quisiera encontrar en su equipo de trabajo. Sin embargo, atraerlos y retenerlos se ha convertido en un reto para los empresarios. Nuestra respuesta a este desafío consiste precisamente en dejar de enfocar esfuerzos específicos en la generación Y, y en su lugar, consolidar una cultura de diversidad e inclusión para todos.

El afán por crecer rápidamente en la organización, tan característico del millenial, se suple con planes estructurados, bajo reglas claras, que consideren no solo los conocimientos y experiencias sino también los intereses personales, talentos y pasiones. Estos planes de desarrollo deben estar abiertos a movimientos horizontales hacia nuevas áreas de especialidad, nuevos segmentos del negocio e incluso nuevos países, que por un lado enriquecen la experiencia profesional y cultural del colaborador, y por el otro, contribuyen a la formación de equipos diversos en conocimientos y culturas dentro de la empresa.

Para lograrlo, además del seguimiento periódico de dichos planes de desarrollo, por parte de todos los involucrados – colaborador, líder y Recursos Humanos –  es fundamental acompañar el proceso con entrenamiento y capacitación basado tanto en el rol actual, como en los posibles roles futuros que pueda desempeñar. Así mismo, promover proyectos interdisciplinarios, donde el liderazgo no dependa del nivel jerárquico y permita dinamizar los roles y reconocer nuevos talentos e intereses. Este tipo de medidas refuerzan el aprendizaje de todas las generaciones. En esta misma vía, una organización diversa, promueve el reconocimiento, donde los aportes individuales son valorados y divulgados, incentivando el mejor desempeño entre la organización.

Frente a los 2 años promedio que permanece un millenial en un mismo empleo, en BASF superamos los 8 años promedio de permanencia en la compañía, contando con un 44% de millenials.  Ofrecer un espacio multicultural y diverso con personas de todos los géneros, edades, profesiones y capacidades, va más allá del cumplimiento de cuotas, deber ser parte de la cultura de la organización, permeando cada una de las áreas de la empresa. Por ejemplo en BASF, además de contar con beneficios cada vez más generalizados como el  home office, horarios flexibles y actividades recreativas y de integración; hemos comprendido que los beneficios son valorados de forma diferente por cada persona, por eso implementamos  “beneficios a la carta” donde se le asigna a cada colaborador un número de créditos por año que pueden ser aprovechados en  medicina prepagada, educación personal o familiar, tecnología, viajes y hasta paquetes turísticos o implementos deportivos, según sus preferencias personales.

La generación Y se caracteriza también por su conciencia social y ambiental, nuestra respuesta como empresa es el enfoque en sostenibilidad que rige nuestra organización: “En BASF creamos química para un futuro sostenible”, más que nuestro lema es la razón de ser de nuestro trabajo. En todas las unidades de negocio buscamos soluciones a través de la química, para mantener el equilibrio entre lo ambiental, lo social y lo económico. Este atributo no debe ser un esfuerzo extra sino parte del ADN de la empresa, para que realmente los colaboradores sientan que con su trabajo diario están contribuyendo a la construcción de un mundo mejor.

No solo se trata de implementar incentivos para retener a nuestros trabajadores jóvenes, sino generar ambientes de trabajo agradables e inspiradores para todos. Una cultura de diversidad e inclusión es la clave para mantener empresas exitosas, que se conforman por empleados felices, con grandes desafíos y comprometidos.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.

GUARDAR
MÁS LR

Agregue a sus temas de interés

MÁS LR

Agregue a sus temas de interés