Analistas 28/10/2020

¿Mercadólogos o marketeros?

La llegada de las nuevas tecnologías y generaciones, ha ocasionado cambios importantes en el mundo del marketing, generando vacíos, dilemas, preocupaciones y descuidos en esta ciencia social.

Existe una generación de profesionales, testigo de un proceso de evolución, atrapada entre el dilema de seguir los principios y metodologías del marketing tradicional o entrar en la onda del marketing “moderno” o digital. Los primeros, más conocidos como mercadólogos, y los nuevos, denominados marketeros. Pero la cuestión va más allá de un simple nombre.

Los empresarios de hoy buscan mejorar la presencia de sus marcas en los entornos digitales, y para ello han echado mano de un marketing más “liviano”. Es común ver cómo se contrata al sobrino del gerente, ingeniero de sistemas, genio para manejar redes sociales, cargo fundamental en cualquier organización que hoy quiera estar en el mundo digital, entregándole una responsabilidad para la cual no se ha formado: la gerencia de mercadeo.

¿Ingresaría usted a un quirófano con un cardiólogo que jamás estudió los fundamentos de la medicina? Parece obvia la respuesta, pues el mercadeo es una ciencia social, cuyas bases no podemos descuidar. Hoy en día no se debe reemplazar un mercadólogo que ha estudiado y conoce a profundidad la manera como se comportan y forman los mercados, por alguien que domine las redes sociales, pues quedarían a la deriva aspectos claves.

Lo primero que debemos entender es que el marketing ha evolucionado prácticamente en todo. Así, una organización que busque resultados sostenibles en el tiempo, debe contar con un departamento formado por mercadólogos y marketeros que logren trabajar articuladamente bajo los lineamientos estratégicos del primero, para que los procesos continúen realizándose de manera estratégica, contando con un perfil idóneo en quien lidere el área para alcanzar las metas de la organización: mercadólogos, que conocen y aplican los conocimientos de esta ciencia social.

Hoy en día, son contratados como marketeros y, aunque suena “cool”, es una profesión que ha ido perdiendo relevancia en las organizaciones, gracias a que hemos confundido una ciencia social con su aplicación a través de nuevos canales digitales.

Hoy, hay una generación en el centro de este dilema, formada en la escuela del marketing tradicional, que domina el uso de las herramientas digitales, con el reto de cerrar la brecha entre lo tradicional y lo digital, uniendo ambos enfoques y haciendo que la tarea del mercadólogo trascienda y recupere su estatus. Asimismo, el deber de transmitir a las generaciones posteriores su conocimiento, para generar cultura mercadológica en países como el nuestro, que a veces sorprende por el esnobismo y la forma de llamar las cosas, quedando en un plano totalmente superficial y poniendo en riesgo el ecosistema empresarial.

Finalmente, la diferencia entre ambos términos está planteada en el libro Marketing Operativo, en el que se expone que la palabra mercadólogo es más amplia que marketero. La distinción está entre lo estratégico y operativo siendo en ese orden de ideas, el profesional de marketing un estratega, pensador y realizador del futuro que se construye todos los días, y donde surgen las diversas profesiones relacionadas con la disciplina como el marketing digital, que llega para mejorar los resultados específicos de un plan general, que como dijimos debe ser estratégico.